Hábitos de las parejas felices

¿Cómo lo hacen? Todos nos hemos encontrado alguna vez con una de esas parejas que se llevan de maravilla. Si te has preguntado cómo hacen para ser tan felices y quisieras lograrlo en tu propio matrimonio, conoce estos tips de expertos ¡que pueden servirte!

parejas felices

Se sorprenden mutuamente. El psicoterapeuta y esposo Jake Eagle explicó en entrevista con el portal PsychCentral que la necesidad humana de variedad ¡destruirá tu relación a largo plazo si no la satisfaces! Por eso, recomendó buscar pequeñas maneras de sorprender a tu cónyuge, como decirle “Te amo” cuando no se lo espere, comprarle regalitos u ofrecerle un masaje.

Van a la cama al mismo tiempo.
 Las parejas felices tienden a irse a dormir a la misma hora, aunque uno de sus integrantes deba despertarse más temprano. Mark Goulston, autor del libro de relaciones Just Listen: Discover the Secret to Getting Through to Absolutely Anyone, explicó en un artículo para la revista Pychology Today que el contacto de la piel por la noche los hace sentirse más atraídos el uno por el otro.

Conversan ¡como si estuviesen en la tercera cita!
 Terry Orbuch, psicóloga y autora del libro para matrimonios 5 Simple Steps to Take Your Marriage From Good To Great, recomendó en entrevista con el portal de Oprah pasar al menos 10 minutos al día conversando de sus sueños, deseos, o de cualquier cosa que no tenga que ver con el mantenimiento de la casa y de los niños. “Nuestros compañeros cambian con el tiempo y siempre es posible descubrir cosas nuevas”, aseguró. 

Al discutir, no se quedan solo con su punto de vista.
 Un estudio liderado por el profesor de psicología social en la Universidad de Northwestern Eli J. Finkel, y publicado en la revista científica Psychological Science, demostró que las parejas que se toman el tiempo y el esfuerzo de ver sus peleas desde un punto de vista neutral tienden a no declinar en la calidad de su matrimonio ¡aun con el paso de los años!

Cultivan intereses en común. Cuando la pasión comienza a aquietarse, es común encontrarnos con que ¡no tenemos muchos intereses compartidos con nuestra pareja! Por eso, no debemos restarle importancia a las actividades que hacemos de a dos, que ambos disfrutamos. “Si no tienen intereses en común, las parejas felices los desarrollan”, aseguró Goulston.

Se reclaman ¡positivamente! En vez de decirse “Deja esa computadora de una vez, ¡eres un maleducado!” expresan su descontento de forma positiva diciendo: “¿Porqué no me haces compañía en la sala? ¡Te extraño!”. Laurie Puhn, abogada y consejera matrimonial explicó en un artículo para el portal de noticias The Huffington Post que quejarnos diciendo lo que queremos, en vez de lo que no queremos ¡es clave para tener una relación de pareja feliz!

Evitan discusiones prematuras. A veces, tendemos a discutir por cosas que no podemos cambiar ¡o que todavía no podemos decidir! “Presta atención a las discusiones que tienen que ver con decisiones que tendrán que tomar en un año o dos, como por ejemplo, adónde irán a vivir una vez que el niño más pequeño entre a la escuela. Cuando te encuentres en este tipo de situaciones proponle a tu cónyuge detener la pelea y retomar la conversación cuando tengan más información”, recomendó Puhn al portal para padres NY Metro Parents. 

Se comunican durante el día. Las parejas felices suelen comunicarse durante el horario laboral, y así averiguan cómo va su día. Según Goulston, esto los ayuda a saber qué esperar al volver a casa (porque, si tu esposo ha tenido un día fatal, ¡será entendible que no tenga muchas ganas de preparar la cena!).

Son amigos. La psicóloga Lesley Lacny sugirió en entrevista con la revista Canadian Living que las parejas más felices se esfuerzan por ser amigos, además de amantes. “Involúcrate en la vida de tu pareja, descubre qué está pensando y sintiendo, qué lo alegra y qué le preocupa”, recomendó la experta. Saber que la persona más cercana a ti te acompaña en la vida y que además se divierten juntos ¡puede hacerte muy feliz!

Se ríen juntos (¡y reciclan las risas pasadas!). No hace falta pensar nuevos chistes cada vez que vemos a nuestro esposo para divertirnos de a dos. Un estudio publicado en 2006 por la revista científica Motivation and Emotion reveló que las parejas que recuerdan juntos aquellos momentos en que compartieron risas son más felices que quienes no lo hacen. ¿Qué te parece? ¿Qué otro tip te ha funcionado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *