El Samsung Galaxy S9 es más lento que el iPhone 7

El nuevo y flamante Samsung Galaxy S9 integra un procesador más lento que el iPhone 8 y el iPhone X, según los primeros benchmarks realizados con el nuevo flagship de los surcoreanos. Y no solo eso, porque el chip Exynos 9810 queda por detrás no solo del A11 Bionic, sino también del A10 del iPhone 7, como podemos leer en Anandtech. Eso sí, afortunadamente para Samsung, sí que supera a su antecesor.

Quizás no sorprenda demasiado porque ya estamos acostumbrados a estas exhibiciones de potencia por parte de la manzana mordida, sin embargo es curioso que el Samsung Galaxy S9 y S9+ esté por detrás de un modelo con 6 meses de antigüedad, pero también con otro que data de septiembre de 2017. Eso sí que es una buena compra.

El primer test aplicado fue el GeekBench 4 Single Core para un solo núcleo, en el que vemos que el Exynos 9810 logra un puntaje de 3.734 y 3.440, una cifra por debajo de los 4,630 y 3.958 del A11 e incluso de los 4.007 y 3.345 del A10 perteneciente al iPhone 7. Eso sí, muy ajustado. Por cierto, si hablamos del “revolucionario” chip de Qualcomm Snapdragon 845, todavía tenemos que bajar más la vista: 2.718 y 2.041.

Pero la web no se contenta con esta prueba y también somete a los chips a otra batería de benchmarks que tienen en cuenta los megahercios o actividades como la navegación web, almacenamiento de datos, escritura, edición de fotos, entre otros. En general, el iPhone 7 sigue estando por encima en la mayoría de test, pero hay que reconocer que por ejemplo el Samsung Galaxy S9 lo supera en otros. Donde no hay discusión es con el iPhone 8 y el iPhone X, siempre por encima.

¿Hasta qué punto son importantes estos resultados?

Los benchmarks son programas que llevan al máximo el hardware de un dispositivo simplemente para evaluar su rendimiento. Se trata de resultados sintéticos obtenidos en situaciones determinadas, no en la vida real. No quiere decir que si compras un iPhone X vas a notar una diferencia abismal respecto a los nuevos Samsung Galaxy S9 o incluso respecto al iPhone 7.

Como ya hemos indicado alguna vez, los benchmarks no deberían ser una referencia para que te compres un móvil u otro, porque a decir verdad, ya hace tiempo que los chips han alcanzado un nivel tal de suplir nuestras tareas diarias con fluidez.

Y es que un procesador o la RAM no lo es todo: el software y sobretodo el sistema operativo tienen un papel fundamental en el rendimiento diario de un dispositivo y aquí, Apple y su iOS son maestros en la optimización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *