Funciones de Gmail para protegerte de virus

A estas alturas de la película, sabemos que las vías de entrada de virus son múltiples y variadas. Y es que ahora ya no solo pretenden atacarnos a través de nuestros ordenadores. También lo hacen a través de los móviles y las tabletas, usando distintas técnicas y procedimientos.

Pero el correo electrónico sigue siendo un espacio abonado al peligro. Todos los días recibimos decenas y decenas de mensajes (algunos incluso cientos), de modo que es conveniente estar protegido. En este sentido, Gmail se lleva unos cuantos minipuntos positivos.

Hoy nos hemos dispuesto a repasar cuáles son las funciones que ofrece Gmail para protegernos de los virus.

spam gmail

Gmail, una bandeja de spam muy eficiente

Una de las claves para organizar mi bandeja de entrada de Gmail ha sido, aparte de la clasificación por bandejas, la buena gestión del spam o correo basura. Si tu cuenta de correo tiene ya unos cuantos años, sabrás que el bombardeo de mensajes de este tipo es sencillamente apabullante.

¿Te imaginas que todos – o muchos de ellos – fueran a parar a tu bandeja de entrada? En primer lugar, el agobio sería absoluto. Porque además de gestionar las montañas de mensajes importantes que recibes cada día, tendrías que lidiar con la basura. Esta es una tarea que Gmail nos evita de partida (salvando muy contadas excepciones). Por eso hay que destacarlo.

Lo segundo, y más ventajoso, tiene que ver con el hecho que tengamos menos probabilidades de ser engañados. Parte de estos mensajes de spam esconden virus y amenazas que podrían hacerse fácilmente un hueco en nuestro ordenador. Si ni tan siquiera los vemos, las posibilidades de ser infectados se reducen. Y mucho.

protección antiphishing

Protección anti-phishing

Hace apenas un par de meses, Gmail puso en marcha una actualización para bloquear el phishing. Hasta ahora estaba disponible para Android, pero desde hoy mismo también está operativa para iOS. Pero, ¿de qué tipo de protección estamos hablando?

Se trata de una herramienta de detección temprana de phishing, que funciona a través de una máquina de aprendizaje. Gmail observará de cerca el comportamiento de estas estafas para alertarnos a tiempo de la entrada de un mensaje con enlaces maliciosos.

Los responsables del correo electrónico de Google afirman que este motor contra el spam tiene un nivel de efectividad muy alto. Tanto es así, que es capaz de bloquear hasta el 99,9% de mensajes de phishing y spam.

Bloqueo de archivos ejecutables

Son archivos que fácilmente pueden traer virus y que habitualmente funcionan bajo una extensión EXE o DLL. Gmail bloquea estos archivos, con el objetivo de evitar infecciones. De este modo, lo más recomendable es enviar este tipo de ejecutables a través de otras herramientas de transferencia, como por ejemplo Google Drive.

Una contraseña fuerte y segura

Si bien hemos descubierto que no todos los grandes lo hacen tan bien a la hora de gestionar contraseñas, para introducir una nueva clave de acceso en Gmail tendrás que trabajártelo un poco. Tiene que tener un mínimo de 8 caracteres, en los que hay que combinar cifras y letras. Es importante, esto corre bajo tu responsabilidad, que elijas una contraseña complicada y difícil de adivinar.

Revisión de seguridad y opciones de recuperación

Si necesitaras recuperar la cuenta, tendrías que introducir datos muy concretos. Que sirvan para identificarte. Dentro de la sección de seguridad de tu cuenta Google, tienes que introducir un teléfono de contacto, un correo electrónico de recuperación y una pregunta cuya respuesta solo sepas tú.

Dentro del apartado de Revisión de seguridad también tendrás la posibilidad de comprobar qué dispositivos hay conectados. Verás la ubicación, los ordenadores y teléfonos. Si los identificas todos es que estará todo en orden. Si no es así, tendrás que tomar medidas. Alguien podría haber accedido a tu cuenta.

permisos revisión seguridad

Permisos

El sistema de permisos está pensado para facilitar el iniciar sesión en aplciaciones o servicios, sin necesidad de registrarse o introducir mil y un datos. Aunque se trata de un sistema muy práctico, conviene revisar qué permisos hemos dado de vez en cuando. Para ello, bastará con que accedas a la herramienta de revisión. Desde allí Gmail te ofrecerá la posibilidad de revocar los permisos que consideres

verificación de dos pasos

Verificación de dos pasos

El sistema de verificación de dos pasos es otro de los grandes seguros que ya están instalando la mayoría de servicios online. Gmail es uno de ellos. Se trata, en realidad, de añadir una capa de seguridad más a la cuenta. Lo único que tendrás que hacer es iniciar sesión con tu contraseña habitual (que es algo que ya tienes) y con un nuevo código (que recibirás directamente en tu teléfono). Si quieres activarlo, haz lo siguiente:

1. En primer lugar, accede la página del sistema de Verificación de dos pasos. Seguramente tendrás que iniciar sesión de nuevo, introduciendo tus datos de usuario y la contraseña. Luego pulsa en Siguiente.

2. A continuación, se abrirá ante ti la página explicativa. Lo único que tienes que hacer es pulsar en Empezar.

3. Tendrás que volver a verificar tu identidad con tu contraseña habitual. Y luego tendrás que indicar un número de teléfono y si quieres recibir el código a través de SMS o mediante una llamada. Pulsa de nuevo en Siguiente.

4. Recibirás un código de verificación en tu móvil y tendrás que insertarlo. Luego darle otra vez a Siguiente.

Finalizado el proceso de configuración, ya habrás terminado. Cuando quieras volver a conectarte a Gmail, recibirás un código al móvil. Y podrás completar la verificación de dos pasos.

¿Qué puedes hacer tu para estar más seguro?

Como ves, el abanico de medidas de seguridad que nos ofrece Gmail es bastante amplio. Sin embargo, tú puedes hacer muchas otras cosas para asegurarte de que tu correo no es un coladero de virus:

  • No abras mensajes cuyo remitente desconoces. Si recibes algún correo electrónico que incluya un remitente o un asunto raro, ni tan siquiera lo abras. No hace falta decir que no debes descargar ningún archivo que venga adjunto.
  • Haz una revisión de seguridad general de tu cuenta Google. Se trata de examinar opciones como la Información personal, la actividad de Google o las Notificaciones y actividad en tus dispositivos. Puedes comprobarlo todo desde aquí.
  • No uses tu contraseña de Gmail para otros servicios. Trata de configurar una contraseña nueva para cada uno de los servicios en los que estás dado de alta. Si alguien consigue esa clave, podría acceder a todas tus cuentas privadas.
  • Mantén actualizados tus equipos, sistemas operativos y navegadores. Asegúrate de que tienes actualizados todos tus ordenadores y móviles con las últimas versiones de software existentes. Estas suelen traer parches de seguridad y mejoras que te mantendrán más protegido.
  • Si usas un ordenador público, acuérdate de cerrar sesión siempre que te vayas y elimina cookies, historial y cualquier otro dato que pueda comprometerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *