Videojuego Fornite provoca adicción en los niños

Fortnite no está disponible en todos los smartphones, pero pase lo que pase, su reputación ya está hecha gracias a su popularidad en PC y consolas. El problema es que, como sucede a menudo, se abusa de las cosas buenas: los jóvenes se han vuelto tan adictos que tienen que desintoxicarse.

Según un estudio, el 61% de los adolescentes estadounidenses ya han jugado Fortnite. Esta es una cifra gigantesca que muestra claramente la increíble popularidad de este juego, pero como todo lo demás, debemos mirar la otra cara de la moneda: algunos jugadores se han vuelto tan adictos que sus padres, alarmados, han decidido enviarlos a un programa de desintoxicación.

Aquí está la anécdota transmitida por el periódico Bloomberg. El hijo de Debbie, Carson, tiene 17 años y pasa 12 horas al día en este juego. Esto obviamente tiene consecuencias: sus profesores se quejan de su somnolencia y de la calidad de su trabajo. Debbie no es la única madre con problemas, otros padres – y otros maestros – han reportado casos similares.

asus rog phone gaming 01

¿La solución? Enviar a los niños a desintoxicación. El juego se ha convertido en una droga, una comparación que el especialista británico Lorrine Marer hace tal que así: «este juego es como la heroína», «cuando eres adicto, es difícil dejarlo». La adicción a los videojuegos está lejos de ser un fenómeno nuevo, ya que se ha estado estudiando el tema desde hace algún tiempo. Por lo general el debate se decanta por un «si el uso está controlado no habrá problemas». Por supuesto, esto plantea la pregunta «¿quién controlará a los que controlan? porque el famoso dicho «haz lo que yo digo, no lo que yo hago» es muy popular hoy en día, y las víctimas de hoy son los padres de mañana.

Esto es un poco como una situación que algunos de vosotros pueden haber experimentado: en la década de 2000, la gran era de las salas de juego en red, algunos estudiantes de secundaria prefirieron saltarse un día entero de clase y visitar estas salas. Esto probablemente también ocurrió en salas de juegos de arcade en las décadas de 1980 y 1990. La diferencia no es sólo que hoy en día el tema es más sensible y además se habla más de él, sino también que la adicción se ha convertido en una estrategia comercial socialmente adoptada.

En cualquier caso, es esencial limitar la cantidad de tiempo dedicado a los juegos. En teoría, y excepto en casos muy especiales, es cierto, pero en la práctica es más complicado: ¿cómo controlar realmente lo que hace un joven de 16 ó 17 años? A menos que siempre estés detrás de él es bastante difícil, especialmente porque las personas más inteligentes sabrán cómo decirle a los padres lo que quieren oír. Por otro lado, pasar 12 horas al día en un juego debería haber alertado a los padres hace tiempo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: