Excusas para romper una relación amorosa

Excusas para romper una relación amorosa. Es muy embarazoso tener que poner fin a una relación, por lo que tenemos una serie de excusas absurdas que adaptamos a cualquier situación. Si no estás cómoda con tu pareja y has tomado la decisión de ponerle fin a vuestra relación, piénsate bien lo que le vas a decir para romper. Cuando no existe un motivo principal para la ruptura, las excusas se vuelven patéticas.

Todo es más fácil cuando la causa es una infidelidad o la distancia, aunque es duro aceptar un engaño y es difícil alejarte de la persona que quieres por culpa de la lejanía entre ambos. Quitando estos casos, las explicaciones que damos a la otra persona suelen ser de lo más absurdo.

Una muy común es ‘necesito un tiempo’. Una excusa barata que no tiene ningún tipo de fundamento. Es la frase más socorrida cuando uno no sabe qué decir. La mayoría de parejas que deciden darse un tiempo, suele ser para siempre. La probabilidad de reconciliación es muy reducida ya que en el fondo la causa tiende a ser que te has cansado de tu novio/a y ya se ha perdido la magia. No obstante, tomar esta decisión algunas veces hace que al separarte, valores los beneficios que te aportaba el otro y te arrepientas de haber cortado.

‘Estoy confundida/o’ es otra de las frases más típicas. La confusión normalmente tiene nombre y apellidos, por lo que es una excusa que se dice cuando no te atreves a sincerarte y decir que realmente hay otra persona de por medio. En el amor, no existen dudas de si te gusta o no tu pareja, y si es así, mejor que le digas este motivo para finalizar la relación.

‘No eres tú, soy yo’. Esta excusa oculta un sentimiento de culpabilidad más que evidente. Creemos que echándonos las culpas a nosotros mismos todo será más fácil para la otra persona. Sin embargo, lo que se consigue es dejarla con una sensación de que le has tomado por tonto/a. La frase irá acompañada de otras tipo ‘soy poco para ti’ o ‘tú te mereces a alguien mejor’. Cuando te dejan con este tipo de argumentos, la conversación suele ser repetitiva, puesto que la persona que recibe la excusa va a defenderse negándolas y convencida de que él/ella sí que está a su altura y que le quiere tal como es, pero el otro seguirá firme para salirse con la suya.

Las mujeres recurrimos más a estas excusas

‘Te quiero, pero sólo como amigo’. Sin duda una de las favoritas por las mujeres y una de las más odiadas por los hombres. Indirectamente se le dice a la persona ‘ya que no puedes tener mi amor, al menos confórmate con mi amistad’. Pero a la cara decimos: ‘Lo último que quiero es perderte como amigo’. Los hombres no pueden tener mejores amigas, en algún momento acabarás teniendo un desliz y confundiendo el amor con la amistad. Lo complicado es echar marcha atrás cuando un amigo se enamora de ti y tú quieres seguir como antes, siendo buenos amigos y punto. Es entonces cuando se recurre a esta frase tan elegante y sutil. Eso sí, después de este mal trago, vuestra relación dará un giro y no será lo mismo.

‘Somos muy jóvenes para formalizar nuestra relación’. Tras una relación duradera surge el agobio de sentirte atado de por vida a esa persona, por lo que muchas veces se opta por cortar de raíz por el simple miedo a estabilizarse. La excusa que hace la situación algo más leve es: ‘en un futuro estoy seguro/a de que acabaremos juntos, pero ahora no es el momento’. Después de terminar esta relación, cambiará completamente su personalidad de chico comprometido a un juerguista nato deseando aprovechar al máximo su juventud.

‘Eres demasiado buena para mí y no quiero hacerte daño’. Una excusa sin sentido alguno. Si de verdad lo que no quieres es lastimar al otro, ¿por qué le dejas?. El argumento suele ser terminar con la relación antes de que empiecen a surgir sentimientos más fuertes y la ruptura sea más dolorosa. Una decisión cobarde que refleja el miedo a enamorarse. Si no te das una oportunidad, será difícil que encuentres el amor de tu vida.

‘Tengo que dedicarme más tiempo al estudio’. Si tu pareja es muy absorbente y no te deja tiempo para tu desarrollo profesional, este argumento tiene sentido. Pero muchas veces se toma como excusa fácil, en la que reconoces ser incapaz de compaginar trabajo con novio/a cuando en realidad no es así. Pero por supuesto así se lo haremos entender, asegurando una y mil veces que ahora mismo lo único que tienes claro es que vas a concentrarte en tu profesión/estudios.

Si no queremos que nos digan excusas, tampoco lo hagas tú

En casi el 90% de los casos, el motivo suele ser la existencia de una tercera personapero no tenemos el valor de sincerarnos y decir la verdad. Otras veces simplemente te has cansado del otro y quieres disfrutar de la soltería pero no sabes cómo decírselo, por lo que lo más fácil es echar mano al manual de excusas y soltar la que más se ajuste a tu situación. Confiemos en que si nos dejan, no sea con alguna de estas frases, e igulmente, procuraremos evitar decirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *