Excusas de un hombre para volver a ver una mujer

Cuando le dejamos de hablar a un hombre, si él tiene interés, en algún momento volverá a hablarnos con una excusa tonta o rara . Pueden pasar días, semanas, meses, pero siempre intenta hacer de cuenta que no pasó nada en el medio porque, obviamente, piensa que nuestro “no” significa otra cosa.

20140327-083215.jpg

Entender sus intentos por acercarse de nuevo es todo un desafío, y por suerte algunos libros dan luz sobre este tema: Hombres – El sexo débil y su cerebro, de Gerald Hüther; ¿Por qué los hombres no se comprometen?, de George Weinberg; y el conocido Por Qué Los Hombres Aman a Las Cabronas, de Sherry Argov, que ahonda en dar consejos y entrenar a las mujeres para conseguir al hombre que quieren y mantenerlo a su lado.

Analizando experiencias, podemos encontrar cuáles son las excusas más curiosas de los hombres para hablarnos de nuevo:

– SMS erróneo: De pronto te llega un SMS del estilo “máquinaaaa, entonces hoy a las 9 es el picadito, no?” Vos caes como tonta y le respondes que se equivocó de número, y él te dice “Uy, es que Máquina y Marina son casi iguales. Cómo estás, tanto tiempo?”

– Chat al azar: Busca enternecerte hablándote de tu mascota: “Hace mucho no veo a tu gatito”

– Estado de Facebook: Escribís algo en Facebook y te llega un chat comentándote algo al respecto agarrado de los pelos. Por ejemplo: “Qué buena cena, chicas! La torta de chocolate fue lo mejor!” Mensaje de chat: “Uy, me tentaste con esa torta! Cómo estás?”

– Por un tweet: Twitteás un link interesante y de pronto te llega un chat muy analítico: “Justo estaba pensando en la semiótica de la imagen en relación a esa película que mencionás. Y la verdad que cuando la vi me pasó que lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat (.)”

– El sueño: Vos estás online todo el día, todos los días, pero en un momento de pronto él te dice: “Qué casualidad que estés conectada, porque anoche soñé con vos.” Tu mayor error es preguntarle qué soñó.

– El colgado: “Estaba revisando unos chats viejos y la verdad que somos unos colgados! Cuándo nos vemos?”

– Fav: No te habla, pero le da fav a todos tus tweets y fotos de Instagram.

– Fenómeno natural: De la nada, le preocupa que el apocalipsis llegue a tu puerta: “Che, en tu casa hay luz? Se inundó por ahí?”

– Vencimiento: “Me había olvidado que tengo un cupón para cenar que me vence hoy, y es para dos persona. Vamos?” Si te dice esto. Next!

– Planificación de vacaciones: “Che, qué hacías? Estoy planeando un viaje a Mar de Cobo y me acordé que vos fuiste! Nos juntamos y me das algunos tips?” El muchacho no conoce Google, no?

– No se le ocurrió nada mejor: “Celes, no lo vas a creer pero el otro día me regalaron una chomba celeste y me acordé de vos. Cómo estás?”

– Casualidad: “El otro día en un cumple me crucé con el hermano del ex novio de tu amiga del colegio y me preguntó por vos. Así que yo te pregunto: cómo estás?”

– Comment: No te habla pero te deja comentarios en todas tus fotos y posteos de Facebook.

– El aviso: “Qué tal? Voy a dejar de usar MSN porque cierra, así que te quería pasar mi Gtalk. Bueno, en realidad voy a usar el mismo mail. pero bueno, qué hacías?”

– El stalker: “Ey! Estoy a 2 cuadras del lugar donde acabas de hacer check in en Foursquare. Que causa-lidad :p Paso a saludar?”

– El goma: “Estos días de frío me recuerdan a cuando pasábamos el día en la cama haciendo cucharita y comiendo chocolate. No me digas que estabas haciendo eso mismo ahora porque me muero.”

– El “superado”: Te dice: “Cómo estás che, tanto tiempo?”. Le decís: “Todo bien y vos?”. Te cuenta: “Bien! Bueno, quería que te enteres por mí que estoy con alguien. Nos conocemos hace 2 semanas, pero es todo muy intenso y estamos muy bien. ¿Vos estás en algo?”. A lo que respondes: “Ah, qué bien! No, no estoy en nada pero estoy re bien”. Te dice: “Ahhh.. y hoy haces algo?, porque quizás podemos ir a tomar algo, no sé.”

– Destiempo: “Te va a parecer loco, pero pensé en todo lo que me dijiste hace 6 meses y tenías razón. Cambié mucho. Me gustaría invitarte a tomar algo y demostrártelo.”

– El insistente: “Hola!”.. “Hola, qué tal?. “Estás?”.. “Cri cri”. “Estás viva?”.

– Mudanza: “Cheee, no lo vas a creer, pero ahora vivo a 5 cuadras de tu casa. Aún no conozco bien el barrio, así que cuando quieras hacemos recorrida!”

– El viaje: “Todavía tengo el regalito que te compré en mi viaje del verano pasado. Ya va a ser un año del viaje! A ver cuándo nos vemos y te lo doy!”

– Sin excusas: Esta es la que más nos gusta, pero la que menos pasa. “Te extraño y quiero verte.”

Si estabas esperando que él vuelva a hablarte, entonces dale para adelante!, y sino, quizás él entienda que dejó pasar demasiado tiempo, o simplemente no te interesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *