Excremento de pájaro en la cara para verse jóvenes

Excremento de pájaro en la cara para verse jóvenes. El spa “Shizuka New York”, propiedad de Shizuka Bernstein, ofrece un tratamiento facial a base de excremento de ruiseñor importado de varios países asiáticos y salvado de arroz. El costo por cada sesión es de 180 dólares.

Unas 100 personas acuden mes con mes a que les pongan excremento de pájaro en la cara para que su piel permanezca lisa y suavecita. El centro de cuidados para la piel, se localiza en la Quinta Avenida de Manhattan y es famoso por utilizar una enzima del excremento de las aves para exfoliar la piel.

Shizuka Bernstein es nativa de Tokio, Japón, está casada con un norteamericano y desde hace 5 años ofrece lo que ella misma ha llamado “Facial Geisha”.

“Procuro traer secretos de belleza japoneses a los Estados Unidos”, dice Bernstein, quien aprendió el tratamiento de su madre.

Aunque el tratamiento con popo de pájaro es muy raro en Estados Unidos, en Japón es algo bastante común que se ha utilizado desde el sigo XVII, principalmente por actores y geishas.

Algunos profesionales del cuidado de la piel y la belleza, afirman que la caca de pájaro es el secreto de que las ancianas japonesas conserven un rostro lozano y saludable hasta la muerte.

Mari Miyoshi, de 35 años de edad, es una “neoyorquina estresada”, por lo que decidió ir al spa para que le aplicaran el tratamiento con excremento de pájaro. Al llegar al local, se desviste y luego pasa al salón privado para la sesión, entre aromas de camelia, lavanda y rosas, se recuesta y comienza a relajarse.

Luego recibe un tratamiento con vapor para abrir los poros y suavizar la piel; aplican cremas y entonces viene la mejor parte: la popo de ruiseñor en el rostro.

La caca de ruiseñor se mezcla con el arroz en un recipiente, luego es aplicada en la cara con un pincel como el que utilizan las geishas para maquillarse. ¿A qué huele?: “Como a arroz tostado”, dice Miyoshi.

Pasados 5 minutos, se aplica espuma limpiadora y se coloca una toalla caliente bañada en esencias de lavanda y geranio. Finalmente se coloca una mascarilla de colágeno de té verde.

Pero para dermatolologos como el Dr. Michele Green, el tratamiento con excremento de ruiseñor no es muy diferente a cualquier otro exfoliante, que incluso se puede adquirir en la farmacia.

En el mercado del cuidado de la piel, existen algunos charlatanes que anuncian el mismo tratamiento de Shizuka Bernstein, pero en lugar de eso aplican excremento de paloma o pollo en los rostros de sus incautos clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *