Este pudo haber sido el diseño del iPhone X

Unos de los aspectos más controvertidos del iPhone X, el buque insignia de los de Cupertino, es sin lugar a dudas su conocida muesca. Mucho ha dado de qué hablar el diseño final de esta pantalla, con detractores y defensores por ambos lados.

Y visto lo visto, el la famosa muesca del iPhone X podría haber sido, sin lugar a dudas, lago mucho peor. La forma redondeada que tiene, y a las que queramos o no, nos hemos terminado acostumbrando, parece infinitamente más bella que si se hubiera rematado así, en forma de torre de castillo.

No es la forma más bonita, al menos para mí, pero es la manera más cuadrada y económica de hacerlo, ya que la maquinaria puede adaptarse a este contorno con bastantes menos problemas. Y en definitiva, el ángulo recto es conocido por todos, incluido los niños.

Y Apple pensó que no, que la mejor manera de aprovechar la pantalla completa era eliminando los ángulos rectos y suavizando los bordes, que queda como algo más natural. Y así es como parieron la muesca tal y como la conocemos.

Y es que la manera en la que Apple ha rematado las partes curvas de la muesca no siguen el patrón típico. Los lados izquierdo y derecho tienen dos esquinas redondeadas y debido a la caída de la curva, esta no se completa antes de que comience la siguiente, ya que se combinan perfectamente entre sí.

Resumiendo, Apple ha hecho de su muesca algo matemáticamente distinto y que no sigue el dictado de líneas y curvas evidentes en el mundo matemático estándar. Y es que en Cupertino hacen que hable el notch por cosas inapreciables.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: