Diferencia entre Tristeza y Depresion

Ocasionalmente nos sentimos melancólicas o tristes, pero estos sentimientos, por lo general,  durante periodos cortos, estos cambios suelen tener una causa identificable. La depresión verdadera  es un estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, desesperanza o frustración,  se asocian a síntomas físicos e interfieren con la vida diaria durante un periodo prolongado. En algunos casos la depresión surge después de un evento traumático como la pérdida de un ser querido o un divorcio. En otros casos surge como resultado de un cambio de vida drástico como la jubilación o por cambios hormonales como en la menopausia o posterior al parto. Es común también que la depresión se presente sin ninguna causa aparente.

Se sabe que las mujeres tenemos el doble de posibilidad de sufrir depresión que los hombres, y esto podría explicarse por los cambios hormonales de las mujeres, asociado a una variedad de factores únicos en la vida de la mujer, como factores interpersonales y ciertas características psicológicas y de personalidad.

Síntomas

  • Estado de ánimo de tristeza persistente, ansiedad o vacio.
  • Pérdida de interés o placer en actividades que antes disfrutaba, incluso las relaciones sexuales.
  • Inquietud, irritabilidad o llanto excesivo.
  • Sentimientos de culpa, de no valer nada, de impotencia, desesperanza y pesimismo.
  • Dormir demasiado o muy poco.
  • Pérdida de apetito o peso, o ingesta excesiva de alimentos y aumento de peso.
  • Disminución de energía, fatiga, sensación de estar ¨en cámara lenta¨.
  • Pensamientos de muerte o suicidio, o intentos de suicidio.
  • Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones.
  • Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento, tales como dolores de cabeza, trastornos digestivos y dolor crónico.

La depresión, aun en los casos más graves, es un trastorno altamente tratable. Al igual que con muchas enfermedades, entre más rápido se diagnostique y se comience el tratamiento, mayor probabilidad de curación hay así como mayores probabilidades de prevenir las recaídas. Los tratamientos más comunes son la psicoterapia y la medicación. Sin embrago el profesional en salud mental es el encargado de determinar la línea terapéutica de acuerdo a las características de cada paciente y su condición particular.

Si presentas algunos de estos síntomas durante dos semanas o más, debes ponerte en contacto con tu médico antes de que los síntomas empeoren. Sin embargo existen algunas medidas de cuidados personales que pueden ayudarte, pues se sabe que los hábitos de vida saludables pueden ayudar a prevenir esta condición.

  • Duerme bien y al menos 7 horas cada noche.
  • Consume una alimentación nutritiva y saludable. Ingiere mínimo 8 vasos de agua diariamente.
  • Haz ejercicio regularmente.
  • Evita el consumo de alcohol y cigarrillo.
  • Involúcrate en actividades que te hagan feliz, como ir al cine, salir a bailar, pasear.
  • Pasa el tiempo con familiares y amigos.
  • Contempla la posibilidad de meditar o practicar métodos de relajación como el yoga o el tai chi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *