Cosas intimas del dueño de Megaupload

El nombre de Kim Schmitz o Kit Dotcom está en boca de todos, y más aún, se ha convertido en la bandera de los más recientes ataques perpetrados por hackers a diversos sitios de entretenimiento y gubernamentales de Estados Unidos.

El motivo? El FBI cerró el sitio Megaupload, mismo que le pertenece a este alemán nacido hace 38 años en Kiel, Alemania, el cual fue señalado de cometer violaciones a diversas leyes contra la piratería.

Junto con Schmitz, la justicia estadounidense acusó a siete de sus empleados por violaciones de los derechos de autor. Durante el operativo, fueron confiscados 50 millones de dólares de las cuentas de la empresa, en Hong Kong.

 Aunado a los cargos anteriores, Megaupload Ltd y otra empresa vinculada al caso, Vestor Ltd, fueron inculpadas por la Cámara de acusaciones del estado de Virginia (este) por intentos de extorsión y blanqueo de dinero, infracciones penalizadas con 20 años de prisión. La máxima pena por violación de derechos de autor es de cinco años de cárcel, indica bb.co.uk

Cabe mencionar que Megaupload generó 175 millones de dólares en ganancias; además, poseía 4.8 millones de dólares en activos y 8 millones más que están invertidos en fondos, hoy congelados a la espera del proceso legal.

Las autoridades han reportado que este alemán enfrentará penas de cárcel y multas millonarias por un enorme imperio digital que nació hace 7 años, y el cual incluye los sitios: Megaupload, Megavideo.com, Megaporn.com y Megabay.com, enlista elcomercio.pe

Aunado a los problemas legales que enfrenta este alemán, otro punto que ha llamado la atención es el estilo de vida que llevaba Kim Schmitz, quien es conocido por ser amante del lujo y las comodidades.

clip_image001

clip_image002

clip_image003

Entre sus pertenencias se puede enlistar: un jet privado, numerosos coches de lujo, placas de auto personalizadas y doble residencia en Hong Kong y Nueva Zelanda. Además, gustaba de la compañía de hermosas mujeres.

clip_image004
clip_image005

clip_image006
clip_image007
De hecho, hasta el momento de su captura vivía en una residencia ubicada en Nueva Zelanda, la cual está considerada como una de las mansiones más caras de la nación; incluso, Schmitz intentó comprarla, pero ante la negativa de las autoridades terminó por alquilarla, indica el sitio aerometal.com

clip_image008

clip_image009
clip_image010
Además, es conocido que los coches son su pasión más cara. Incluso, ha participado en el rally de automóviles de lujo Gumball 3000 en varias ocasiones, quedando siempre en una buena posición. Algunas de sus carreras se pueden ver en este video:

 Cabe señalar que Kim Schmitz ya ha enfrentado a la justicia en otras ocasiones, siendo su primer encuentro con la ley en 1998, cuando fue acusado de vender tarjetas de teléfono robadas que había comprado a hackers estadounidenses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *