Consejos para no volverte esclavo del móvil

¿Alguna vez te has parado a pensar cuántas horas seguidas pasas delante del móvil? Si has perdido la cuenta, está claro, eres una más de las cientos de personas que hay en el mundo que no puede prescindir de su teléfono. Los estudios son contundentes: La adicción al móvil existe y cada vez es mayor. De hecho, según datos de la OCU, un 26% de los españoles de entre 18 y 64 años admite que su vida personal depende bastante de su dispositivo.

adicción_móvil_01

Hace unos años el teléfono móvil sólo servía para realizar llamadas, escribir algún mensaje y poco más, no nos permitía vivir tan pendientes de él. La aparición de teléfonos inteligentes capaces de conectarse a Internet (vía WiFi o con una conexión de datos), sumado al auge de las aplicaciones y a la explosión de las redes sociales y otras formas de comunicación como WhatsApp, nos ha llevado a esta nueva forma de esclavitud en la que nuestras manos están metafóricamente encadenadas a nuestro nuevo Android o iPhone.

adicción móvil

Nunca es tarde para intentar paliar esta adicción. Sólo depende de ti frenar el terrible caos que supone ya en tu vida la llegada de una nueva notificación o mensaje de Twitter, sobre todo cuando estás descansando y necesitas liberar tu mente de estrés. Lo primero que tendrías que hacer es silenciar el teléfono cuando estés descansando. Los nuevos móviles con Android incorporan un nuevo Modo Silencio que te permite recibir únicamente las notificaciones prioritarias (por ejemplo un mensaje urgente de trabajo). De este modo, te puedes permitir el lujo de relajarte sabiendo que sólo vas a parar tu descanso si recibes ese aviso en concreto, no mil. Si tu teléfono es algo más antiguo, simplemente siléncialo cuando quieras desconectar de todo (algo que siempre es necesario). Establece unas horas al día o varios días completos a la semana.

Otro sabio consejo para corregir tu esclavitud con el móvil es usar otros dispositivos en su lugar. Sabemos que escuchas música también en el teléfono, pero, ¿por qué no sustituirlo por un reproductor de MP3? Esto te permitirá centrarte únicamente en la música sin tener la necesidad de comprobar el correo, mirar el muro de Facebook o hablar con alguien por WhatsApp. Igual con la cámara de fotos o el reloj.

Si tu adicción al móvil es extrema, lo mejor es que evites llevarte el cargador contigo (sobre todo si te vas un fin de semana de descanso). Así, en el momento en el que se te acabe la batería, no tendrás la necesidad de volver a cargarlo y podrás disfrutar por fin de ese descanso completo que tanto te mereces. Otro buen consejo es sustituir tu smartphone por un viejo teléfono. Sí, de esos que sólo sirven para llamar y escuchar la radio. Al no poder entrar en Internet ni a todo lo que ello implica irá curando tu enfermedad.

En el momento en el que notes que el problema va a más, te recomendamos que elimines de tu móvil todas aquellas aplicaciones que te provocan la necesidad imperiosa de hacer uso del teléfono todo el rato. Eso incluye a Facebook, Instagram, WhatsApp, Twitter, o Candy Crush. Te animamos a que solamente entres en las redes sociales desde tu ordenador, que es lo que menos a mano vas a tener en los momentos de descanso.  Por último, corrige tu adicción usando una herramienta de control, harán un seguimiento del tiempo que pasas usando cada característica e, incluso, te notificará cuando te estés pasando de la raya. Entre las mejores podemos citar a Menthal, Checky BreakFree.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *