Consejos para comprar de manera segura por internet

Seis de cada diez internautas ya utilizaban la red para hacer sus compras, en 2013.  Así lo recoge el último estudio realizado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones, lo que no hace otra cosa que demostrar lo que ya sospechábamos desde hacía tiempo, que en la actualidad no es nada nuevo comprar por Internet. Sin embargo, seguimos prestando poca atención a nuestras compras online por Internet.

compra-seguridad-internet

El principal motivo de este cambio en el consumo es la comodidad. Echas un vistazo a una página web, ves algo que te gusta y lo compras. Así de rápido y así de fácil, y desde el salón de nuestra casa sin necesidad de moverte.

Pero a la comodidad se han sumado otros alicientes como el hecho de que cada vez es más frecuente beneficiarse de algún tipo de descuento o promoción simplemente por realizar nuestro pedido por Internet. Este gancho precisamente ha servido de anzuelo para que muchos se animen a cambiar una tarde de paseo y compras por un rato frente al ordenador, eso sí, siempre junto a la tarjeta de crédito.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, por ello tenemos que aprender comprar en Internet de manera segura y protegernos de los posibles problemas que nos podemos encontrar al hacer este tipo de transacciones a través de la red. Y es que no todos los sitios que visitamos son igual de seguros y no siempre nuestros datos caen en las mejores manos.

Por este motivo, es indispensable saber a quién se está comprando, si la página web es segura para realizar pagos con tarjeta y cuáles son todos nuestros derechos como consumidores “virtuales”.

Compra online

Antes de comprar online

Hemos de tener muy claro que no todas las empresas pueden vender por Internet, ya que deben cumplir una serie de requisitos para poder hacerlo.

El primero y más importante, sin duda, es la identificación de la compañía. Esto se traduce en el hecho de que la página web debe incluir la dirección postal en la que está establecido el domicilio fiscal de la compañía y un formulario de contacto que permita al usuario establecer una comunicación directa con la empresa en caso de que ocurra algún tipo de problema durante el proceso de compra o de envío.

Esto es vital, puesto que es básico saber a quién dirigirse en el caso de que debamos hacer una reclamación o una devolución.

Si no estamos muy seguros de quién es el vendedor, es aconsejable dedicar algo de tiempo a buscar más información, algo que encontraremos en los distintos comentarios y en las clasificaciones que hayan realizado anteriormente otros compradores de la página web que estamos visitando.

Otro buen consejo para comprar online en Internet es hacer alguna pregunta a dicha empresa para ver qué grado de respuesta nos dirige y si es de satisface nuestras expectativas. No hay que olvidar nunca que una buena comunicación asegura una buena transacción.

Una vez hecha estas comprobaciones el siguiente paso es el de ratificar que la página web es totalmente segura para realizar nuestros pagos, algo que podemos ver en el inicio de la dirección. Si esta empieza con “https://”, la página web cuenta con un respaldo legal. No en vano, la “s” final indica que esa página es de entera confianza.

Condiciones 

Otro dato a tener en cuenta antes de formalizar nuestra compra es el de comprobar a fondo la política de reembolso o de devoluciones de la empresa vendedora.
En el supuesto de que no esté especificada, deberemos preguntar antes al vendedor qué límite de tiempo ha fijado para devolver un artículo o si ofrece la posibilidad de realizar un reembolso total o un crédito de mercancías.

Por ello, es más que recomendable leer detenidamente las condiciones de pago antes de hacer clic y asegurarse en qué momento de la operación implica un pago real por el producto que hemos elegido. Debemos desconfiar si el vendedor utiliza un método de pago enrevesado y poco claro, lo que, sin ninguna duda, puede llevarnos a engaño.

La forma de pago siempre tiene que ser transparente y sencilla en todas nuestras compras online. Ante cualquier sospecha que podamos tener, conviene detenerse a leer tranquilamente la letra pequeña porque el vendedor en ocasiones incluye algún gasto adicional a la compra.

compra segura online

Añade al carrito

Una vez tomadas todas y cada una de estas medidas de seguridad, por fin ha llegado el momento de iniciar nuestro proceso de compra.

Casi siempre será necesario registrarse en la web para realizar la transacción.

Es recomendable no utilizar palabras cotidianas para nosotros, como pueden ser los nombres de familiares o las fechas de cumpleaños en la cuenta que abramos en una tienda en Internet. La mejor opción es utilizar combinaciones de letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos, escogidos al azar.

Ahora ya podemos añadir a nuestro carrito de compra virtual todo aquello que nos haya gustado.

Una vez que hayamos terminado, es tan fácil como hacer clic en el botón de comprar, no sin antes asegurarnos de que la tienda en internet utiliza Secure Sockets Layer (SSL). Estas siglas hacen referencia al protocolo de Internet que nos asegura que la información que enviemos está codificada y no puede ser leída por otros usuarios.

Para cerciorarnos de que la página web cuenta con esta medida de seguridad sólo tenemos que buscar el icono del candado cerrado que se encuentra en la parte inferior de la ventana de nuestro navegador, así sabremos si nuestros datos están bien protegidos.

Cuando hayamos realizado las comprobaciones pertinentes sólo hay que añadir los números de nuestra tarjeta de crédito en el casillero, poner el código de seguridad e imprimir la página que resume la transacción y el correo de confirmación que nos llegue a nuestra dirección de email personal.

Es más que conveniente guardar toda la información que hayamos intercambiado con la empresa vendedora por si tuviéramos cualquier problema en el pago o en el proceso de envío del artículo comprado.

Compra segura en Internet

Devoluciones

Tenemos que estar atentos a cualquier signo de advertencia como el retraso en el envío, según la fecha de entrega acordada, o que el producto que nos llegue no sea el deseado o lo que esperábamos recibir.

En el supuesto de que no recibamos el producto en un plazo máximo de 30 días, la Ley establece que podemos decidir si queremos optar por rescindir la compra y reclamar por la tardanza.

Normalmente no hay problema para recuperar el dinero. Y es que las empresas que venden por Internet, al contrario que las tiendas físicas, tienen la obligación de reembolsar la cantidad que hemos ingresado sin necesidad de que debamos alegar ningún motivo para revocar el compromiso. Pero como en todo existen algunas excepciones. Son aquellos artículos de ropa interior, grabaciones sonoras o de vídeo, discos y prensa diaria, publicaciones periódicas y las revistas. Estos artículos no pueden ser devueltos.

En los demás casos para conseguir el reembolso de lo pagado es tan simple como devolver el producto por correo a la dirección que aparece en el paquete que hemos recibido. Incluso hay algunas empresas que permiten devolver el producto en sus tiendas físicas. Eso sí, no debemos olvidar incluir el formulario de devolución en el paquete que mandemos, y que normalmente viene adjunto en el momento de la recepción. Si el motivo por el que devolvemos el pedido es por un defecto del artículo, los gastos correrán a cargo de la tienda, en cambio si es porque no lo queremos nosotros, deberemos pagarlos nosotros.

Los plazos de devolución en las compras online son variables. Sin embargo, lo más habitual es tener un mínimo de siete días para hacer cualquier cambio o devolución, aunque algunas empresas suelen ampliarlo. No obstante, las incidencias más frecuentes en las transacciones de e-commerce es que recibamos un producto diferente al ofertado, que no funcione o que la factura final sea mayor a la que estableció en el momento de compra.

En cualquiera de estos casos, podemos ampararnos al derecho de desistimiento. Esto implica que tenemos 14 días naturales después de la recepción del paquete para devolver la compra y que se nos reembolse el coste.

Al realizar una compra por Internet hay que recordar la máxima de que “si algo parece demasiado bueno para ser realidad, no te fíes demasiado”.

Compras en Web extranjeras

Al realizar una compra en una página web de otro país que permita el envío a España hay que tener en cuenta que dicha transacción está regida por el derecho nacional español, en otras palabras, que debe cumplir con los derechos comerciales del país comprador.

Esto se traduce en el compromiso de envío en menos de 30 días, el cumplimiento del derecho de desistimiento y la posibilidad de devolución sin costes para el comprador siempre y cuando el producto sufra algún defecto o no sea el que ha solicitado el cliente en su compra.

Derechos del consumidor Online

Aunque las compras por Internet pueden parecer algo intangible, los consumidores online no están desprotegidos. Todos sus derechos están recogidos en las siguientes leyes:

  • La Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico 34/2002, del 11 de julio.
  • El Real Decreto Legislativo 1/2007 del 16 de noviembre, que hace referencia al texto refundido de la Ley General para la defensa de consumidores y usuarios.
  • El Real Decreto 1906/99 del 17 de diciembre, que regula la contratación telefónica o electrónica según el artículo 5.3 de la Ley 7/1998, del 13 de abril.

Ojo al dato

La organización de consumidores CEACCU también ofrece a los compradores online formularios que permiten reclamar por una compra realizada por Internet.

Y es que esta organización independiente y sin ánimo de lucro está dedicada por completo a la información, representación y defensa de los consumidores. Desde su Gabinete Jurídico, atiende consultas de consumo, recibe denuncias y tramita reclamaciones de forma totalmente gratuita.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *