Concejos para hacer pizzas saludables en casa

Todos amamos el sabor de una buena pizza casera elaborada con ingredientes de calidad y de nuestros gustos. La pizza es conocida como uno de los platos preferidos por muchos, sin importar la edad o el estilo de vida de cada uno. Gracias a que es un plato que acepta muchísimas modificaciones casi podríamos decir que puede existir una pizza perfecta para cada persona, incluidos aquellos que quieren cuidarse y llevar una alimentación saludable.

Tradicionalmente la pizza ha sido identificada con una comida basura, pero podemos modificar este rico plato para convertirlo en una comida saludable que tenga cabida en nuestra dieta de forma más o menos habitual. Es por tal razón que hemos realizado unos cuantos consejos que nos ayudan a hacer de la pizza un plato muy sano e igualmente delicioso.

Elegir una buena y salidable base para la pizza es esencial

Quizás una de las excusas mas frecuentes que aparecen para que la pizza no sea considerada como un alimento saludable es el uso de harinas refinadas en la base. Y es que la base de una pizza normal es básicamente eso: harina refinada, aceite, levadura, sal y agua.

Sin embargo, podemos modificarla de tal forma que sea más sana pero igual de sabrosa, solo, es necesario hacerle algunas modificaciones y la base de la pizza será tan saludabel como sabrosa, toma nota:

  • Base de pizza casera usando harinas integrales: para obtener una masa de pizza casera un poco más saludable que la tradicional podemos mezclar la misma cantidad de harina integral que de harina normal.
  • Base de pizza de coliflor: Básicamente trituramos la coliflor hasta que quede una textura granulada, la mezclamos con un huevo, almendra molida, hierbas provenzales (al gusto) y sal y trabajamos la masa para dejarla finita. Tras esto, solo hay que meterla al horno unos 20 minutos para conseguir una masa de pizza sin harinas.

Elige alimentos en lugar de productos

A la hora de escoger los compementos que vamos a colocar encima de la base de la pizza, lo mejor es optar por alimentos en lugar de productos, y si son hechos en casa, mucho mejor.

  • La salsa de tomate: uno de los elementos estrella en la pizza es el tomate: podemos optar por una salsa de tomate casera que hagamos nosotros mismos.
  • El queso: otro de los ingredientes que no puede faltar en nuestra pizza es el queso. Conviene elegir un queso fresco o tierno frente a los quesos más curados, que contienen una mayor cantidad de grasas y un mayor aporte calórico.
  • Las verduras y las hortalizas son las reinas de las pizzas saludables: escoge verduras frescas y de buena calidad para colocar sobre la masa de la pizza, que mantengan su sabor en el horno
  • Carnes y pescados para aportar proteína: pechuga de pollo, pechuga de pavo, atún, caballa, langostinos… Todas son buenas opciones para incluir en nuestra pizza y nos pueden ayudar a huir de los clásicos embutidos que se suelen colocar sobre la base.
  • Al salir del horno, verduras y aceite de oliva: cuando la pizza ya esté lista para servir, coloca siempre una botella de aceite de oliva cerca para poder aliñar con un chorrito, y también puedes colocar algún topping más como unas hojas de albahaca o unos frutos secos.

Con estos pequeños tips puedes conseguir pizzas mucho más saludables que las que solemos pedir por teléfono y además puedes hacerlas a tu gusto.

Fuente: pizzasalaparrilla.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *