Comprobado: Comer helado no engorda

Llega el verano, los días de sol, el calor. Caminar por la calle con el traje a la salida del trabajo es una tarea casi heroica. Pocas cosas pasan por la cabeza como la de comer un rico y refrescante helado. Pero queremos llegar en forma para lucir espléndidos en la playa y la dieta no nos lo permite. O eso creíamos hasta ahora.

Según la nutricionista argentina María Laura Blanco “es común escuchar decir que los ´helados engordan”, pero ella sostiene que “esta es una afirmación errónea, si partimos de la base de que todos los alimentos aportan calorías (energía) y entonces podrían engordar”.

No importa si el helado es de agua o de leche, lo ideal para que no engorde es no sumarlo a la alimentación diaria sino que lo usemos para reemplazar algún alimento que tenga valores nutricionales similares. “Una alimentación saludable consiste en incorporar variedad de alimentos en forma equilibrada y no restringir la dieta a unos pocos”, afirma la experta.

Para mantenernos en forma, la nutricionista aconseja “elegir alimentos saludables como parte de nuestra alimentación habitual, y recurrir con determinada frecuencia a estos ´permitidos´, en porciones pequeñas. No debemos olvidar incluir en nuestra vida diaria la práctica regular de actividad física, al menos 30 minutos diarios”.

Ahora sí, relájate y anda a comprar un helado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *