Comparativa Samsung Galaxy S7 Edge vs Sony Xperia X Performance

Hoy ponemos frente a frente a dos teléfonos de última generación que cuentan con características bastante diferentes, pero que tienen un denominador común: Ambos están pensados para satisfacer a usuarios que demandan un dispositivo de gama alta, potente y rápido y que consiga rendir fluidamente con algunas de las aplicaciones y juegos más “trabajados” de la Google Play. Básicamente sus principales diferencias las encontraremos en el apartado pantalla, cámara y diseño. Hagamos un repaso completo por estos dos teléfonos y veamos cuáles son sus principales diferencias. Atentos.

Samsung_Sony_01

Diseño y pantalla

Ya de entrada nos encontramos con algunas diferencias en el diseño y pantalla de los Galaxy S7 Edge y Xperia X Performance. Lo más destacado se encuentra en la pantalla curva del primero de ellos, que le otorga funciones especiales para no tener que acceder al panel principal. Se aprecia perfectamente nada más verla, lo que también influye directamente en el aspecto general, dándole unas notas extras de elegancia. Sus líneas son discretas y sutiles con un grosor de solo 7,7 milímetros y un peso de 157 gramos, perfecto para transportar cómodamente. El diseño del Xperia X Performance es algo más discreto. Podemos decir que a simple vista no llama tanto la atención como su rival, pero es idóneo para aquellos que quieran pasar desapercibidos. Este modelo de tipo unibody está construido en aluminio y ha sido fabricado en cuatro colores diferentes: rosa, oro, negro y blanco. Las medidas completas del dispositivo son las siguientes: 70,4 x 143,7 x 8,7 milímetros. Su peso es de 165 gramos.

Como decimos, la pantalla curva del Galaxy S7 Edge es un plus a tener en cuenta. Tiene un tamaño de 5,5 pulgadas y una resolución QHD (2.560 x 1.440 píxeles). A través de estas curvas podemos acceder a un sinfín de opciones. Desde escribir un mail a nuestro contacto favorito o abrir una conversación del WhatsApp, hasta crear carpetas con accesos directos a nuestras aplicaciones favoritas, además de abrir diferentes funciones de forma rápida (una nota, la cámara, la linterna). El Galaxy S7 Edge cuenta además con la función de pantalla siempre encendida (Display Always On), que mostrará información básica en blanco y negro con el objetivo de ahorrar batería. Esto incluye la hora, porcentaje de batería, fecha o las citas del calendario. Por su parte, el Xperia X Performance cuenta con un panel bastante menos llamativo de 5 pulgadas Full HD, que hace uso de la la tecnología Triluminos de Sony para mejorar la reproducción de los colores. También encontramos el motor de imagen X-Reality que tienen sus televisores. Básicamente, y pese a que no tiene pantalla curva ni una resolución QHD, deberíamos alcanzar un rendimiento bastante bueno, tanto en la viveza de las imágenes como en el contraste.

Samsung Sony

Cámara y multimedia

En los últimos tiempos el apartado fotográfico ha ocupado un lugar de vital importancia en el mundillo de la telefonía. Tanto es así, que los distintos fabricantes se han puesto las pilas para crear dispositivos con cámaras que no tengan nada que envidiarle a las convencionales. No podemos negar que ambos terminales cuentan con sensores bastante trabajados. En el caso del Galaxy S7 Edge encontramos un sensor dual, bautizado como Dual Pixel, de 12 + 12 megapíxeles, capaz de capturar imágenes con casi el doble de brillo que la cámara del Samsung Galaxy S6 Edge (un 95% más). Esta tecnología se combina con un sensor de mayor tamaño, 1,4 micras (frente a la micra habitual), lo que se traduce en que cada píxel es capaz de captar una mayor cantidad de información. Básicamente sería como disponer de un objetivo con resolución de unos 18 megapíxeles. El Samsung Galaxy S7 Edge también está capacitado para grabar vídeos en 4K. Por su parte, cuenta con una cámara secundaria de 5 megapíxeles para selfies y videollamadas.

En el caso del Sony Xperia X Performance encontramos una cámara también muy trabajada, de 23 megapíxeles, con sensor Exmor RS de Sony. Su principal ventaja, es que cuenta con un autoenfoque muy veloz de 0,3 segundos, capaz de analizar el movimiento para adivinar dónde tiene que enfocar la imagen. Para que lo entendáis mejor, esto significa que las escenas en movimiento casi nunca se mostrarán borrosas. A parte, es capaz de alcanzar un ISO máximo de 12.800 para capturar imágenes muy nítidas en condiciones de poca luz. Como en otros modelos punteros de alta gama de la firma, este objetivo está capacitado para grabar vídeo en ultra alta resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles). Todo ello con estabilización de vídeo. Tampoco podemos pasar por alto la cámara frontal, cuyo objetivo tiene la misma resolución que la cámara principal de cualquier móvil de gama media convencional (13 megapíxeles). Destaca, sobre todo, por su capacidad de tomar fotos en condiciones de poca luz. Y es que el valor de exposición a la luz máximo (ISO) está situado en los 6.400.

En el apartado multimedia merece la pena destacar, que el Xperia X Performance cuenta con audio de alta resolución y cancelación digital del ruido, además de radio FM. Ambos modelos también pueden soportar los siguiente formatos de reproducción de Audio: MP3, M4A, 3GA, AAC, OGG, OGA, WAV, WMA, AMR, AWB, FLAC, MID, MIDI, XMF, MXMF, IMY, RTTTL, RTX, OTA.

Samsung Sony

Potencia, memoria y sistema operativo

El hecho de que estemos hablando de dispositivos de alta gama significa, que ambos van a conseguir rendir y ejecutar aplicaciones de gráficos pesados sin problema. En el caso del Galaxy S7 Edge, Samsung ha decidido equiparlo este año con un Exynos 8890, un procesador de ocho núcleos que trabaja a una velocidad de 2,3 GHz en cuatro de sus núcleos, y de 1,6 GHz en los cuatro restantes. Esta combinación nos va a brindar una potencia un 30% superior a la que tenía el modelo del año pasado. El procesador Exynos se complementa además con una memoria RAM de 4 GB. En lo que respecta a la capacidad de almacenamiento interno, el Galaxy S7 Edge cuenta con 32 GB, pudiéndose ampliar este año sin problemas gracias a su ranura para tarjetas de tipo MicroSD (de hasta 200 GB).

Sony ha decidido que su Xperia X Performance esté alimentado por el último procesador de Qualcomm, Snapdragon 820. Se trata de un SoC de cuatro núcleos capaz de alcanzar velocidades de hasta 2,2 GHz, junto con una potente GPU Adreno 530. Este conjunto técnico está combinado con una memoria RAM de 3 GB, una cifra bastante buena, pero que se queda algo corta si la comparamos con la que ofrece su rival. En su caso la memoria interna también es de 32 GB, igualmente ampliable por medio de tarjetas MicroSD de hasta 200 GB.

Ambos también cuentan con el último sistema operativo de Google: Android 6.0, una versión que ha incorporado grandes novedades, como es el caso de Doze, una nueva función inteligente para ahorrar batería, el nuevo asistente Google Now On Tap, o permiso individual para aplicaciones. Cabe señalar, que en el caso del Galaxy S7 Edge, el sistema se complementa con la interfaz TouchWiz.

Samsung Sony

Autonomia y conectividad

En el apartado de la autonomía, el Galaxy S7 Edge gana con creces. El teléfono cuenta este año con una batería de 3.600 miliamperios, capaz de rendir sin problemas durante al menos dos días completos. Por su parte, el Xperia X Performance equipa una de 2.700 mAh, una capacidad que le va a permitir estar largas horas sin tener que cargarse, pero que no alcanza el nivel de su rival.

En cuanto a la conectividad, ambos son compatible con redes 4G+, con velocidades de descarga de hasta 450 Mbps. Además, consiguen trabajar con WiFi AC, un protocolo de red capaz de conectarse simultáneamente al ancho de banda de 2,4 GHz y al ancho de banda de 5 GHz con el objetivo de conseguir mayor rapidez y estabilidad. Las conexiones se completan con WiFi 802.11 b/g/n, NFC, para pagar con el móvil o aumentar la seguridad, Bluetooth 4.2 o GPS.

Samsung Sony

Conclusiones

Samsung y Sony, como hemos ido comprobando, se han esforzado enormemente por fabricar dispositivos que cumplan con las exigencias actuales. Dependerá mucho de qué esté buscando el usuario para decantarse por uno u otro. No se puede negar que el Galaxy S7 Edge gana mucho en cuanto a pantalla (mayor tamaño y curvada a ambos lados), memoria RAM (4 GB en lugar de las 3 GB de su rival) o en el apartado de la batería, que cuenta con una de amperaje bastante mayor (3.600 frente a los 2.700 de su competidor). En cualquier caso, ambos modelos cumplen perfectamente en el apartado fotográfico, conexiones y sistema operativo (Android 6.0). Eso sí, a quien le urja comprar uno de los modelos, tendrá que decantarse por el Galaxy S7 Edge. De momento el Xperia X Performance únicamente está disponible para reservar a través de su web. Llegará a España el próximo verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *