Comparacion entre Google Drive, SkyDrive y Dropbox

Tras el lanzamiento de Google Drive, los usuarios tienen un gran número de servicios de almacenamiento de archivos en la nube entre los que elegir, como Dropbox o SkyDrive. La herramienta del buscador permite guardar hasta 5 GB de información de forma gratuita, más que Dropbox (2 GB), pero menos que la solución de Microsoft (7 GB).

No obstante, los tres servicios ofrecen la posibilidad de aumentar esta cantidad, aunque para ello es necesario pagar una cantidad, ya sea de forma mensual o anual.
Así, Google ofrece nueve tarifas en Drive, que van desde 25 GB por 2,49 dólares al mes hasta 16 TB por 799,99 dólares. Además, adquirir cualquiera de estos planes aumenta automáticamente la capacidad de almacenamiento de la cuenta de Gmail a 25 GB. No obstante, por el momento no hay planes anuales disponibles.

Por su parte, los usuarios de SkyDrive pueden elegir entre tres tarifas, que agregarán 20, 50 0 100 GB al almacenamiento gratuito (los primeros usuarios del servicio disponen de 25 GB y los nuevos de 7 GB) por 8, 19 o 37 euros al año.

Dropbox, por otro lado, ofrece suscripciones mensuales y anuales. De este modo, sus clientes pueden aumentar los hasta 18 GB gratuitos (se parte de 2, pero pueden ser ampliados si se invitan amigos al servicio) en 50 o 100 GB (por 9,99 dólares al mes o 99 al año y 19,99 y 199 dólares, respectivamente).
Además, al contratar estos planes, si un amigo se suscribe a Dropbox se obtendrá 1GB adicional, en lugar de los 500 MB de almacenamiento que obtienen los usuarios del servicio gratuito.

Asimismo, esta compañía oferta una versión exclusiva para equipos cuyo precio comienza en 795 dólares al año y servicio para cinco usuarios, que podrán disfrutar de 1.000 GB. Añadir un usuario adicional cuesta 125 dólares y aumenta el almacenamiento en 200 GB.

Aplicaciones

Otro de los motivos para decantarse por uno de estos servicios es la existencia de aplicaciones para dispositivos móviles, que permiten guardar la información almacenada en ellos de forma sencilla.
En un futuro, lo lógico sería que los tres servicios estuviesen disponibles para los principales sistemas operativos móviles. No obstante, por ahora sólo Dropbox tiene versión para iOS (tanto iPhone como iPad), Android y BlackBerry OS.

Google Drive, como cabría esperar, puede ser utilizado en los teléfonos y tabletas con el sistema operativo de Google. Además, el buscador asegura que está “trabajando duro” en una versión de la app para iOS, pero por ahora no tiene fecha.

En el caso de SkyDrive ocurre justo lo contrario, pues sólo tiene aplicación móvil para dispositivos iOS y para el sistema operativo móvil de Microsoft, Windows Phone. Por el momento la compañía de Redmond no ha dicho si desarrollará una versión para Android.

Términos de servicio

El lanzamiento de Drive ha hecho que surja cierta polémica respecto a los términos de servicio de todas estas herramientas y la forma en que administran los derechos de autor.

Así, el buscador establece que si alguien envía contenido a alguno de sus servicios, sigue siendo el titular de los derechos de propiedad intelectual que tenga sobre ellos. “En pocas palabras, lo que te pertenece, tuyo es”.

Sin embargo, también explican que “al subir contenido o al enviarlo por otros medios a nuestros Servicios, concedes a Google (y a sus colaboradores) una licencia mundial para usar, alojar, almacenar, reproducir, modificar, crear obras derivadas (por ejemplo, las que resulten de la traducción, la adaptación u otros cambios que realicemos para que tu contenido se adapte mejor a nuestros Servicios), comunicar, publicar, ejecutar o mostrar públicamente y distribuir dicho contenido. Google usará los derechos que le confiere esta licencia únicamente con el fin de proporcionar, promocionar y mejorar los Servicios y de desarrollar servicios nuevos”.

Además, esta licencia permanecerá vigente incluso cuando un usuario deje de utilizar los servicios de Google. Es decir, aunque la compañía no tendrá los derechos sobre el contenido que se suba a su plataforma, podrá hacer prácticamente lo que quiera con estos documentos.

Por su parte, Microsoft explica que “no reclama la propiedad del contenido que usted proporcione en el servicio, excepto de aquél cuya licencia le haya concedido. El contenido seguirá siendo de su propiedad”.

No obstante, cuando un usuario acepta los términos de servicio, “entiende que Microsoft puede necesitar usar, modificar, adaptar, reproducir, distribuir y mostrar contenido publicado en el servicio exclusivamente hasta el límite necesario para prestar el servicio, y por la presente concede a Microsoft estos derechos.”

Por otro lado, también recuerdan que “cuando concede a otros usuarios acceso a su contenido en el servicio, les otorga un permiso libre y no exclusivo para usar, reproducir, distribuir, mostrar, transmitir y comunicar al público el contenido, únicamente con relación al servicio y a otros productos y servicios que Microsoft pone a su disposición. Si no desea que otros usuarios tengan esos derechos, no utilice el servicio para compartir contenido”.

Por último en los términos de servicio de Dropbox se explica que el usuario “conservará la plena propiedad de sus pertenencias. No nos atribuimos la propiedad de ninguna de ellas”. Únicamente tendrán aquellos “derechos limitados” que son “necesarios para administrar los Servicios”.

Fuente:ticbeat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *