Como saber si una relación tiene futuro

¿Crees que tu relación sentimental no pasa por su mejor momento? ¿Piensas que, tanto tú como tu pareja, estáis estancados y necesitas averiguar si la persona con quien compartes tu vida es realmente tu media naranja?

20140205-132538.jpg

Si en algún momento te has planteado alguna de estas cuestiones es posible que haya llegado la hora de averiguar si realmente debes continuar adelante con tu pareja o si, por el contrario, es preciso poner punto y final a una relación que, por mucho que te cueste admitirlo, está condenada al fracaso.

La psicóloga clínica especializada en comunicación y desarrollo emocional, Carmen Loureiro, ha proporcionado algunas de las claves que nos harán saber si realmente nuestra pareja está hecha para nosotros. Loureiro, co-autora de libro “Maldito Amor” (Ed. Oniro) junto a Marta Rivera de la Cruz, destaca que “ser felices y tener un proyecto de futuro compartido”constituyen las primeras y más importantes bases para que una pareja permanezca unida en el tiempo.

No en vano, la psicóloga destaca también que las relaciones de pareja progresan en la medida en que lo hacen también los indivíduos que la forman: “Es necesario encontrar un cierto equilibrio como ’persona’, una satisfacción con respecto a quiénes somos y al lugar que ocupamos en el mundo, por lo que deberemos revisar no sólo cómo nos va en pareja sino también cómo nos va con nosotros mismos y con el resto del mundo”.

La experta hace referencia al psicólogo estadounidense Robert Sterberg para destacar los tres componentes esenciales que harán que una relación sea estable: erotismo, amistad y compromiso de futuro. Sin embargo, Loureiro decide añadir ciertos matices a los tres pilares de Sterberg y considera que, respecto al erotismo, también la admiración intelectual y moral son altamente importantes.

“En la medida en que uno para el otro sea una fuente de estímulo y retos, más probabilidad existirá de deseo de estabilidad”. Sobre la amistad, la experta señala que ésta debe ser “lo suficientemente íntima”, pues “la intimidad con el otro potencia el vínculo”. Con respecto al compromiso de futuro del que habla Sterberg, Loureiro añade que es también fundamental la cooperación entre ambos miembros de la pareja, ya que “cooperar es apoyarse mutuamente para alcanzar metas comunes así como para evolucionar individualmente”.

Preguntas esenciales

Aunque no son pocas las preguntas que deberíamos hacernos a la hora de averiguar si estamos compartiendo nuestra vida con la persona adecuada, Loureiro señala como obvio el planteamiento de si somos o no felices junto a nuestra pareja.

Asimismo, otra cuestión importante debe guardar relación con nuestros proyectos de futuro, con qué queremos ser y conseguir junto a el otro. “Debemos preguntarnos: ¿Nos imaginamos el mejor futuro para nosotros a su lado, solos o con otra persona?”.

Para Loureiro, de poco nos servirá confiar en aquella popular premisa de que “los polos opuestos se atraen”, ya que no tener nada en común con la otra persona puede constituir un serio problema en nuestra relación. “Será difícil construir un proyecto de futuro si se atiende, se desea o se persiguen cosas diferentes”. Además, afirma la experta, “partir de estilos de vida y contextos diferentes puede dificultar el progreso. Se podría decir que una pareja es el resultado de la construcción de un contexto particular, íntimo, pero ese ’nido’ se construye con elementos del entorno en el que vivimos. No es muy romántico pero es así, la pareja es una unidad social, pues ayuda a componer la sociedad y se nutre de ella”.

¿Nos conocemos?

Como apunta la psicóloga, “podremos empezar a estar seguros de que conocemos a nuestra pareja si la hemos observado y escuchado sin reservas durante un tiempo suficiente, si la hemos visto responder a situaciones adversas o inesperadas o momentos de fuerte intimidad entre ambos, si conocemos los aspectos que le hacen vulnerable y, por último, cuando comenzamos a predecir cómo se comportará ante situaciones nuevas y acertamos”. Si no cumplimos estas premisas, Loureiro nos conmina a practicar la escucha y la empatía así como a “expresarnos lo más íntimamente que podamos, exponiéndonos a ser rechazados, confiando en el otro”. Asimismo, la psicóloga nos emplaza a “compartir situaciones nuevas y vivir experiencias diferentes para conocernos mejor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *