Cómo saber si tu pareja te habla mentiras

La comunicación no verbal es de una ayuda inestimable cuando se trata de comprender a los demás en toda su dimensión. No todo lo que se dice condice con lo que se expresa. Así, si por ejemplo estoy diciendo que no quiero ir al cine pero cuando lo digo asiento levemente con la cabeza, estoy entrando en una contradicción entre lo que digo y lo que expreso.

size1_30217_0

Esta es una manera bastante efectiva para poder, por ejemplo, desenmascarar a un mentiroso. ¿Tienes dudas de si tu pareja te está ocultando la verdad? Simplemente echa un vistazo a los siguientes tips, y estarás más cerca de saber la verdad.

1. Cuando le preguntas algo, su respuesta es un poco (solo un poco) más lenta de normal. Está pensando cómo ordenar su coartada para que suene verosímil. Contestará incluyendo tu pregunta.
-“¿Dónde estabas?”
-“¿Yo? ¿Dónde estaba? Pues, en el cine.”

2. Dentro de su respuesta hay más información de la que has preguntado. El mentiroso intenta justificarse ofreciendo detalles que prueben lo que está diciendo. Además lo hará con lujo de detalles y sin titubear. Muy poco naturalmente porque una persona que realmente está recordando se toma un momento para hacerlo y responde tranquilamente.

3. Se toca los labios, la comisura de la boca, la nariz. Le pica, se rasca, se acaricia. Este es un rasgo que nos viene de la niñez: cuando un pequeño escucha algo que le resulta alarmante, se tapa la boca. El reflejo de esto es que cuando mentimos, de adultos, inconscientemente nos alarmamos de los que estamos haciendo.

4. Frente perlada de sudor y tez pálida. El estrés de la mentira hace que nuestro cerebro dispare el sistema límbico, que es el sistema que pone alerta al cuerpo frente al peligro.

5. Parece que hay un error con eso de que el que te miente te evade la mirada. Un mentiroso profesional quiere estar seguro de que te crees lo que dice, por eso escudriñará tu reacción muy de cerca buscando señales de que le has creído.

6. Bajar la voz. Atento a los momentos en que el mentiroso baja la voz en el relato. Es ahí donde probablemente se encuentre oculta la mentira que intenta esconderse.

7. Una vez que termina el “interrogatorio”, el mentiroso se relaja. Imperceptiblemente, durante un momento, pero se ve claramente su alivio. Un “inocente” se rebelaría ante la injusticia de una acusación falsa.

Cómo descubrir a un mentiroso
1) No comiences a preguntar haciendo un drama. Le pondrás sobre aviso y le darás tiempo a sacar todas sus armas defensivas. Pregunta despacio, aumentando poco a poco lo inquisitivo de las preguntas y viendo cómo reacciona ante el estrés.

2) Fíjate en la respuesta física que tiene. ¿Sus hombros de elevan? ¿Transpira? ¿Está palideciendo? No le acuses de mentiroso aunque no te creas una palabra, necesitas llegar al final para asegurarte.

3) Haz una última pregunta (que quede claro que es la última) y quédate observando su reacción durante unos segundos. Mírale a los ojos para que piense que estás considerando creerle y después “demuestra” que le crees (aunque no te hayas tragado ni media palabra). Para ello pon las manos en tu cintura y gira el cuerpo un poco con los brazos laxos. De este modo le estarás dando a entender que terminó la inquisitoria y salió victorioso. Pero tú no le habrás quitado la vista de encima y te estarás fijando en su reacción. ¿Se relaja (mentiroso) o se siente herido y contraataca (inocente)?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *