Cómo protegerte de las aplicaciones fraude

Actualmente hay miles de aplicaciones que son un auténtico timo. Desde aquellas que prometen algo que no hacen o que directamente no funcionan, hasta aquellas que se encargan de robar tus datos de usuario o incluso tus datos bancarios.

backup-01

Y muchas de ellas siguen presentes tanto en Google Play y App Store. Ocultas dentro de aplicaciones legítimas que, en algunos casos, ni los propios desarrolladores saben que lo portan. De hecho, algunas firmas de seguridad afirman que hay 12 millones de móviles infectados en todo el mundo. Cifras y datos lo suficientemente importantes como para pensarse muy bien si descargar o no una aplicación. Aquí te contamos cómo protegerte de estas apps.

¿Qué son las aplicaciones fraude?

Existen diferentes tipos de aplicaciones fraude. Hay unas que directamente han sido creadas con desgana o inexperiencia, y que no llegan, siquiera, a cumplir la misión para la que fueron creadas. Éstas, simplemente, son malas aplicaciones sin un mayor peligro que el de hacer perder el tiempo al usuario.

Sin embargo, hay otras que sí están enfocadas al lucro económico de hackers o de estafadores. Son aquellas que se encargan, por ejemplo, de reproducir anuncios publicitarios en segundo plano de forma constante. Esto supone un gasto constante de batería y datos para el usuario, pero una estafa para los anunciantes que han pagado por un espacio publicitario que en realidad no se está utilizando. En cualquier caso, un timo que afecta negativamente a todos.

apps timo

Otros tipos de aplicaciones timo son aquellas que se encargan de robar información del usuario. Este robo puede ser más o menos sutil, encontrando herramientas que falsifican el aspecto de otras conocidas para conseguir que el usuario, engañado, introduzca sus datos de cuenta y contraseña, o incluso datos bancarios. Otras incluyen software oculto destinado a recoger estos datos y enviarlos a los servidores de aquella persona que se quiere aprovechar.

Tampoco hay que olvidarse de los casos en los que las aplicaciones cuentan con malware o virus capaces de secuestrar redes sociales del usuario y otras funciones a cambio de un pago. O haciéndose pasar por la policía o el FBI y solicitando un cobro por el material pirata detectado en el terminal.

Todos ellos son timos y, desgraciadamente, a veces se saltan las barreras de seguridad de Google Play Store y App Store. Muchos de estos malware llegan a las aplicaciones sin que sus creadores lo sepan. Y es que algunos utilizan herramientas de desarrollo conseguidas a través de Internet en lugares poco fiables donde introducen código malicioso para que quede oculto en las aplicaciones creadas con él.

¿Cómo evitarlo?

Lo más recomendable es utilizar siempre el sentido común, aunque no siempre sea el más común de los sentidos. Por un lado es recomendable centrarse en la descarga de aplicaciones desde las tiendas oficiales. Es decir, desde Google Play y App Store, que aunque no sean 100 por 100 seguras, son las que más barreras ponen a la introducción de malware.

Con esto en mente, hay que pensarse muy bien lo que se va a instalar en el móvil y conocer las cualidades de éste. Por ejemplo, si el flash LED de la cámara solo tiene un color, es imposible que pueda cambiar ese haz de luz por diferentes tonos. Entonces ¿por qué instalar una aplicación que afirma poder hacerlo? Lo más seguro es que sea algún tipo de timo.

También es recomendable atender a la descripción de la aplicación para ver si ha sido escrita por un humano o un robot. Puede que sea una mala traducción que levante sospechas sobre su origen o su finalidad.

cuidado con los permisos de las apps

Hay que prestar atención a los permisos que solicita una aplicación a la hora de ser instalada. Esto es clave en aquellas herramientas sencillas que, por ejemplo, se centran en aplicar filtros a las fotos. En estos casos no tiene sentido que la aplicación tenga acceso a los contactos de la agenda, por ejemplo, o a otras funciones que bien podrían contener información del usuario. Podría ser un timo.

Una sencilla y rápida búsqueda por Internet puede ser clave para evitar estos problemas antes de descargar una aplicación. Al igual que escudriñar la sección de comentarios de la página de descarga para saber si la herramienta cumple o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *