Como pasar San Valentín a distancia

¿Quién ha dicho que este año no se celebra San Valentín porque tu chico está lejos? Te proponemos un plan romántico que os hará sentir más cerca que nunca. La globalización, los portales de Internet para encontrar pareja, los estudios en el extranjero a través de programas como el Erasmus y los vuelos baratos son una combinación explosiva para la proliferación de relaciones a distancia. Cada vez son más las parejas que tienen que vivir su historia de amor separados por varios miles de kilómetros.

En las relaciones a distancia, debido a la ausencia de contacto físico, es muy importante buscarse truquillos que mantengan la chispa encendida y San Valentín es una ocasión perfecta para hacerlo. Si no puedes escaparte un par de días para verle y darle una sorpresa, no te preocupes. Te proponemos un plan perfecto para sentir a tu chico más cerca que nunca.

Asegúrate de que le llegue a tiempo para el día clave
El hecho de que no podáis veros cara a cara el 14 de febrero no significa que no podáis celebrar “juntos” el día de los enamorados. Empieza mandándole una sorpresa en forma de tarjeta romántica o un paquetito lleno de bombones, de su chuchería preferida, de fotos vuestras o cualquier otra cosa que se te ocurra. También puedes incluirle un pequeño regalito que sepas que le hará sonreir. Asegúrate de que le llegue a tiempo para el día clave y dile que no lo abra hasta la cena.

Cena romántica en Skype
¿La cena? ¡Claro! Fijad una hora para el 14 de febrero: tenéis una cita (virtual, pero una cita). Ponte guapa como si fueses a quedar en persona, inicia sesión en Skype y disfrutad de la velada. Preparáos cada uno de vosotros un menú digno de San Valentín (primer plato, segundo plato, vino y postre) y dad un toque romántico a vuestra velada con una vela roja o blanca.

Fijad una hora para el 14 de febrero: tenéis una cita virtual
Un vez hayáis cenado, dile que abra su regalito que seguro que le encanta. A estas alturas de la noche, ya os sentiréis mucho más cerca el uno del otro. Aprovechad ese momento tan íntimo y tierno y pasad la noche juntos hablando, viendo una película (cada uno en su ordenador, claro, pero con Skype abierto en videollamada para poder veros mientras tanto) e, incluso, iros a dormir dejando Skype abierto. Abrir un ojo en medio de la noche y ver a tu chico al otro lado de la pantalla durmiendo como un lirón es una de las experiencias más bonitas que existen.

Así que no lo dudes, no te resignes a no celebrar San Valentín sólo porque tu chico esté lejos. Sé creativa, usa tu imaginación y mantén tu relación tan mágica como el primer día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *