Cómo cuidarse de estafas por correo y redes sociales

La sociedad ha comenzado a comprender que la delincuencia no es sólo un flagelo en el plano físico mundial, sino un azote que también invadió el espectro digital. Cada vez son más los casos de cyber-robos que se denuncian; timos ligados al engaño electrónico que se le hace a personas incautas que buscan en la red nuevas formas de aumentar sus ingresos, o en aquellos que mantienen la fe de estar ayudando a otros de bajos recursos o estado de salud grave.

148423218

Lamentablemente el mundo tecnológico es tan amplio que tratar de dominarlo por completo es imposible. Siempre existirá la manera de zafarse de las normas, y más esas personas inescrupulosas o malhechoras que tratan de pescar en ríos revueltos. No hay leyes internacionales para bloquear portales falsos, o llamados anómalos para cancelar dinero que sólo enriquece a la delincuencia organizada, pero sí hay técnicas infalibles para contener estos males y salir bien librado al navegar en internet.

La recomendación más discutida entre todos los cibernautas y expertos comunicacionales es pasar bajo perfil en las redes; asumir ese ámbito que muchos personajes famosos adoptan, aportar lo menos posible de datos biográficos en nuestros perfiles en redes sociales, o detallando pocos puntos en los correos que se envían. Pero cuáles son los tips más claros para evitar ser blanco de las estafas automatizadas:

Mantenga su perfil en las redes más populares como: Facebook, Twitter, Instagram y Snapchat con datos básicos, sin profundizar. La comunidad no tiene porqué saber dónde nació, su número de teléfono, o su lugar de residencia. Cualquiera puede usar estos datos para su conveniencia y localizar a los usuarios fácilmente.

En lo posible mantenga sus cuentas en cada una de estas redes de manera privada, donde sólo los amigos que usted considere necesarios tengan acceso a su información.

No publique es sus cuentas rutinas propias. No le haga el juego fácil a los extorsionadores. No exponga un nivel de vida “glamoroso” en sus redes, trate de mantenerlas con focos divertidos y de mucha amistad. Sus claves personales no deben coincidir en las redes sociales que use. Mantenga en cada una de ellas contraseñas distintas, usando una gran cantidad de caracteres especiales.

Cuando utilice alguna plataforma de contacto que no sean las suyas, verifique que no deje huellas de sus claves en los sistemas, borre el historial de búsqueda y todas las llamadas “cookies”. Esto se realiza en las configuraciones de los equipos de manera sencilla.

No haga caso a los spam, y menos aquellos que le soliciten ayudas monetarias. Verifique las cuentas bancarias e investigue en mayor medida posible los perfiles de esa gente dudosa.

Los llamados a invertir en las bolsas electrónicas, o proyectos de gran envergadura con poco capital, son totalmente falsos. Entienda que sólo las sociedades de corretaje, las corporaciones o grandes empresarios transan en estos asuntos; no es que usted no lo pueda hacer, pero es obvio que necesitará ayuda de profesionales en el área, y no al hacer un click en la red.

Nunca pague por adelantado algún producto del cual no sepa la manera en cómo se le enviará. Verifique el estatus empresarial de la compañía, busque testimonios de otros usuarios. Cerciórese antes de cancelar algo impredecible.

Navegue en la red por sitios seguros, de confianza; Tenga mucho cuidado al usar programas de acceso remoto, y más si pone en riesgo computadoras o teléfonos celulares que no estén cercanos a usted.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *