Cómo controlar el hambre y las ganas de comer

Cómo controlar el hambre y las ganas de comer, Aunque la sensación de tener ganas de comer viene del estómago, es el cerebro el encargado de recibir y “procesar” la señal que te puede incitar a ir hacia la heladera. Es por eso que debes aprender a identificar y controlar los impulsos emocionales que te incitan a comer y separarlos de las señales que indican que necesitas alimentarte.

size1_35474_fight_eating_disorders_a

¿Cómo lograrlo? Simple, pon en práctica este plan de acción:

1. Separa la sed del hambre
Muchas veces sientes la necesidad de consumir algo, y la verdad lo que necesitas es tomar algo. Y es porque la hidratación a veces basta para calmar la ansiedad de la falsa sensación de hambre. Establece la costumbre de tomar un vaso de agua bien fría cada vez que sientas hambre fuera de las horas regulares. Verás los resultados.

2. Presiona tus puntos de acupresión
¿Sientes que la tentación por una golosina o un snack es incontrolable? Prueba apretar con fuerza los lóbulos de las orejas o la nariz durante 10 segundos. El deseo de comer algo se desvanecerá. ¿La razón? Al presionar estos puntos de acupresión suprimes los antojos innecesarios. Los chinos siempre han sido sabios.

3. Aumenta la luz
Se ha comprobado que las luces tenues disminuyen las inhibiciones. Eso para socializar y para crear una atmósfera de diversión con tu chica es perfecto, pero a la hora de comer es lo menos indicado: no tendrás barreras para tu apetito. Por eso, procura comer con suficiente luz, mayor a los 100 vatios.

4. Toma café
Si el nerviosismo se apodera de ti por estrés laboral o personal, no vayas corriendo a la tienda de dulces. Mejor sírvete una taza de café. Este disminuye la ansiedad y puede brindarte la energía que de alguna manera buscas al consumir grasas o azúcar para sobrellevar las tensiones emocionales.

5. Ojos que no ven y manos que no tocan, estómago que no gruñe
Los fabricantes de productos de consumo masivo saben que las posibilidades de compra aumentan una vez que el posible consumidor se acerca al producto y lo toca. Si se trata de un alimento (chatarra, probablemente) en presentaciones coloridas y con fotos o ilustraciones apetitosas, la tentación es inmensa. Evita por eso pasar por los pasillos del supermercado que vendan estos productos y evitar pasear en tu break laboral por los puestos de comida ambulante o kioskos.

6. Que tu objetivo sea lo sano, no la delgadez
Si deseas quemar esos kilos y esa barriga que te sobra y aprieta el pantalón, cambia tus rutinas alimenticias y comienza a velar porque tu alimentación sea más sana. Las “dietas” temporales para perder kilos no son siempre exitosas (menos para los hombres). De igual manera debes ver la incorporación del ejercicio en tu vida: no es aumentar la masa corporal la prioridad, es hacer la actividad física para sentirte mejor y estar en mayor armonía con tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *