Claves sobre la seguridad del Samsung Galaxy S8

Una de las principales preocupaciones de los usuarios que usan su teléfono móvil como oficina es, sin lugar a dudas, la seguridad. De ahí que en los últimos tiempos, los fabricantes hayan ido introduciendo nuevas y sofisticadas medidas de seguridad. Ahora la compañía coreana Samsung acaba de obtener la Cualificación del Centro Criptológico Nacional (CCN) para los móviles Samsung Galaxy S8 y Galaxy S8+.

De este modo, ambos dispositivos entrarán a formar parte del Catálogo de Productos de Seguridad de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (CPSTIC). Dentro de este catálogo se encuentran cualificados los productos que cumplen con los Requisitos Fundamentales de Seguridad (RFS). Son equipos que, en definitiva, se consideran aptos para ser usados en sistemas sometidos al Esquema Nacional de Seguridad (ENS) en su ‘Nivel Alto’.

¿Por qué los Samsung Galaxy S8 y S8+ son tan seguros?

Los productos que cuentan con este sello de Cualificación del CCN son aquellos que  han pasado las pruebas de confidencialidad, disponibilidad, integridad, trazabilidad y autenticidad. Las pruebas son realizadas tanto por el CCN como por laboratorios externos acreditados.

1. Cualificación del CCN

Los Samsung Galaxy S8 y S8+ han superado las pruebas realizadas por el CCN. Esto significa que ambos dispositivos ofrecen unas garantías de seguridad contrastadas y adecuadas, sobre todo a la hora de ser usados en organismos del sector público. También por los ciudadanos que se relacionan con el sector público y que están sujetos al Esquema Nacional de Seguridad. Es la única fórmula para garantizar que la información está protegida.

2. Samsung KNOX

Una de las características más importantes de los dispositivos de Samsung es, sin lugar a dudas, Samsung KNOX. La plataforma de seguridad, que se gestiona a través de tres protocolos distintos (Customizable Secure Boot*, ARM® TrustZone®-based integrity Measurement Architecture (TIMA) y un kernel con control de acceso SE for Android) es una herramienta muy útil para aquellos usuarios que usan su teléfono móvil tanto para temas privados como profesionales.

De hecho, los dispositivos que basados en esta plataforma (y aquí encontramos modelos previos a los Samsung Galaxy S8 y S8+) fueron los primeros móviles Android que obtuvieron la aprobación para ser usados con información clasificada del gobierno de Estados Unidos.

Samsung KNOX es una plataforma que funciona como contenedor de la información profesional. Encripta los datos e inhabilita el intercambio de información entre diferentes aplicaciones. Esto hace que sea una herramienta muy útil para el uso y la transferencia de datos confidenciales. Tanto para empresas como para organismos públicos.

3. Sensor de huellas dactilares

Los sensores de huellas dactilares ya están presentes en una gran mayoría de dispositivos. Y no solo en los de gama alta, como los Samsung Galaxy S8 y S8+. También en dispositivos más sencillos, como por ejemplo el Samsung Galaxy A5 2017.

En el caso de los dos buques insignia de la casa, eso sí, el sensor de huellas se encuentra ubicado en la parte trasera del teléfono. El dedo índice, que va a parar naturalmente justo en esa posición, desbloquea el teléfono de manera directa. Y ni si quiera hay que encender la pantalla del equipo.

samsung escáner de iris

3. Reconocimiento facial

Samsung advierte de que el sistema de reconocimiento facial es menos seguro que los patrones, el PIN o la contraseña. Pero es otro sistema que se incluye como herramienta de desbloqueo en los Samsung Galaxy S8 y S8+. Para usar este sistema hay que levantar el teléfono como si te hicieras un selfie.

El sistema se encargará de identificar tu rostro de una manera rápida y segura. No será necesario, en este caso tampoco, que desbloquees el teléfono manualmente. Tu rostro lo hará por ti.

4. Sensor de huellas dactilares

Los sensores de huellas dactilares ya están presentes en una gran mayoría de dispositivos. Y no solo en los de gama alta, como los Samsung Galaxy S8 y S8+. También en dispositivos más sencillos, como por ejemplo el Samsung Galaxy A5 2017.

En el caso de los dos buques insignia de la casa, eso sí, el sensor de huellas se encuentra ubicado en la parte trasera del teléfono. El dedo índice, que va a parar naturalmente justo en esa posición, desbloquea el teléfono de manera directa. Y ni si quiera hay que encender la pantalla del equipo.

escáner de iris

5. Escáner de iris

El escáner de iris es otra de las grandes incorporaciones de Samsung para la seguridad de los usuarios. Este sistema de seguridad, también añadido a los Samsung Galaxy S8 y S8+, solo exige alinear tus ojos con los dos círculos de la pantalla. De este modo, la herramienta se encarga de escanear las retinas y de desbloquear el teléfono al instante.

En principio se trata de un sistema más seguro. Porque los patrones de retina no se pueden replicar virtualmente. Y además son únicos. Es la manera más segura de mantener todos tus datos bajo llave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *