Cinco trucos para cuidar el cargador del móvil

Es uno de los elementos de nuestro equipamiento tecnológico al que menos atención le prestamos. El cargador del móvil también necesita de algo de cariño y si lo cuidamos será una pieza clave para que nuestro terminal siga cargando adecuadamente y, sobre todo, de manera segura ahora que parece que tan fácil es que un móvil salga ardiendo.

 cargador

El cargador, ese elemento tan denostado que hasta algunos fabricantes como BQ han eliminado de sus packs iniciales. Sin embargo, y hasta que la carga inalámbrica sea un estándar tan extendido como el microUSB, seguirá acompañándonos a todos lados.

Hace ya mucho, nada menos que dos años, os explicamos por qué cargan más unos cargadores que otros, y hace ya menos, también, cuál es el cargador más rápido que puedes usar en un iPhone (extrapolable a cualquier smartphone).

Consejos para mantener el cargador del móvil como el primer día

Repasados todos esos conceptos, no centramos ya en el cargador que tenéis siempre a mano para vuestro terminal y que seguro no estáis cuidando como debéis.

Hackean un iPhone con un cargador malicioso.

Los compañeros de MakeUseOf nos dan las cinco claves que necesitáis saber para mantener con buena salud este accesorio, algo vital para la seguridad de vuestro móvil:

  • La primera es que debéis evitar dejarlo enchufado. Ahora, con varios terminales y dispositivos por la casa con carga USB y los cargadores con este puerto, es muy normal que dejemos en una regleta o en un enchufe un cargador siempre puesto. La tensión que va acumulando a lo largo del tiempo puede deteriorar sus componentes internos.
  • También hay que mantenerlo seco. Es por ello que no es buena idea cargar el móvil y usar el cargador en enchufes de zonas con humedad como puede ser la cocina o el baño.
  • Procura que no se caliente ni que pase frío. La electricidad que pasa por el ya genera calor así que no es buena idea que le esté dando el sol. Del mismo modo, el frío tampoco le sienta nada bien.
  • El siguiente consejo tiene poco que ver con los cargadores de móviles, que ya nunca llevan el cable enrollado, pero no está mal recordar que no es buena idea atar el cable alrededor de este elemento ya que se puede romper fácilmente.
  • Nunca pongas el cargador directamente en el enchufe, utiliza una regleta. Esto es tan simple como que si viene una subida de tensión, la regleta se fundirá y lo que hay conectado a ella puede salvarse. También, las que tienen la tecla de apagado nos permiten desconectar el cargador… sin desenchufarlo.

Son cinco consejos simples, y quizás de sentido común pero ¿cuantas de estas cosas hacéis habitualmente incluso ahora que sabéis que está mal hecho?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *