Cardenales no eligieron sucesor para Benedicto XVI

Cardenales no eligieron sucesor para Benedicto XVI. Tal como sucedió en la primera jornada, durante la mañana del segundo día de cónclave para elegir al nuevo papa hubo fumata negra. Alrededor de las 11.40 hora local (10:40 GMT), salió el humo por la chimenea. Así, los fieles católicos en el mundo deberán aguardar al menos hasta esta tarde para conocer a su nuevo papa.

 Los 115 cardenales no consiguieron alcanzar los dos tercios de votos necesariospara designar al reemplazante de Benedicto XVI. Para analistas de temas eclesiásticos, la votación definitiva, la de la fumata blanca,podría ocurrir este miércoles, apenas un día después del inicio de las deliberaciones. En la jornada votarán cuatro veces: hubo dos por la mañana y habrá otras dos por la tarde.

 De no conseguirse la cantidad de votos necesarios para la elección del nuevo papa entre este miércoles y el jueves, y después de tres días de votación, los cardenales tendrán una jornada de descanso para la oración y reflexión. Y reanudarán sus actividades otros tres días.

 En cuanto a las fumatas, si es elegido el nuevo papa en alguna de las votaciones, saldrá humo blanco y habrá concluido el cónclave. Cuando eso ocurra, sonará una campana en la Basílica de San Pedro y a más tardar en una hora, el hombre elegido se asomará al balcón y se conocerá su nombre.

 Respecto a los favoritos para quedarse con la conducción de la Iglesia Católica, en las últimas semanas han comenzado a circular distintos nombres. El italiano Angelo Scola, el ghanés Peter Turkson y el camarlengo Tarcisio Bertone (otro italiano), lideraban las apuestas hasta hace unos días.

Pero el panorama cambió en las horas previas al inicio del cónclave. Scola sigue al frente y es el favorito, pero en el segundo lugar se ha posicionado el brasileño Odilo Scherer. Lo cierto es que son especulaciones y habrá que esperar a lo que suceda en estas jornadas decisivas.

Estaba asumido que la fumata del martes tendría color oscuro, pero las votacionesprevistas para este miércoles en la Capilla Sixtina, podrían deparar la proclamación del nuevo Papa con las papeletas, de al menos, 77 cardenales (115 conforman el cuerpo electoral).

De ser así, se confirmaría la hipótesis del “cónclave breve”. Así de breve, fue el que llevó a la designación de Benedicto XVI en 2005. Sólo cuatro votaciones fueron las que le dieron el papado a Joseph Aloisius Ratzinger.

Ocho años pasaron de aquel momento, y como casi siempre ocurre en estos casos,las expectativas son grandes. Las especulaciones y los pronósticos crecen entre los fieles y, más aún, en los medios de comunicación de todo el mundo.

 Lo cierto es que el próximo pontífice enfrentará una Iglesia en crisis. Benedicto XVI dedicó la mayor parte de sus casi ocho años de papado a reavivar el catolicismo de una tendencia general a la secularización que ha relegado su importancia en la mayor parte del mundo, especialmente en Europa. Los casos de abusos a menores han apartado a muchos fieles, y el crecimiento de la Iglesia evangélica se ha dejado sentir en continentes como África y América Latina.

 

En la reunión del lunes, el cardenal Tarcisio Bertone, número dos delVaticano, informó sobre la comisión que investiga el presunto escándalo de las finanzas de la Santa Sede. Bertone subrayó los esfuerzos para limpiar la reputación internacional de la institución, informó el reverendo Federico Lombardi, vocero del Vaticano, en rueda de prensa.

 Las finanzas de la Santa Sede, y en particular de la banca vaticana, han quedado en entredicho por supuestas acusaciones de corrupción.

 Este asunto, unido al famoso caso Vatileaks, el informe redactado por tres cardenales sobre la fuga de documentos confidenciales de Benedicto XVI, ha marcado las congregaciones de cardenales previas al cónclave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *