Cambia la clave de tu Wi-Fi desde tu móvil Android o iOS

Hoy en día, todos solemos conectarnos a todo tipo de redes inalámbricas, lo que conocemos como Wi-Fi, desde nuestros teléfonos móviles para poder conectarnos a Internet sin gastar nuestra tarifa de datos. Estas redes son muy útiles, sin embargo, una mala configuración de las mismas, sobre todo de las nuestras, puede ser muy peligroso, ya que puede permitir a usuarios no autorizados conectarse a ella, navegar por Internet a nuestra costa y conectarse a los demás dispositivos de la red local. Para evitar esto, aquí es donde entra juego la clave del Wi-Fi.

Independientemente de otras funciones de seguridad que suelen tener las redes Wi-Fi, como el filtrado de MAC, entre otras, la principal y la más utilizada es la contraseña, o clave de Wi-Fi. Esta es la que nos pide nuestro teléfono, tanto Android como iOS, cuando nos queremos conectar a la red y, sin ella, no se puede establecer la conexión.

Conectar Wi-Fi Android

Todos, o casi todos, los routers del mercado suelen venir con una clave por defecto, pseudo-aleatoria, apuntada en la parte inferior del router. Estas claves por defecto suelen ser bastante inseguras ya que se calculan a partir de algoritmos inseguros o existen diccionarios de ellas que permiten calcularlas fácilmente. Por ello, si aún tenemos la clave por defecto de nuestro router, o utilizamos una clave poco segura, es recomendable cambiarla cuanto antes para evitar que piratas informáticos o usuarios no autorizados puedan conectarse a ella.

Los peligros de tener nuestro Wi-Fi sin proteger

Muchos usuarios, por desconocimiento, miedo o pereza suelen dejar sus redes Wi-Fi desprotegidas, ya sea abiertas (algo que bajo ningún concepto podemos hacer) o con las contraseñas que vienen por defecto en nuestros routers. Si un pirata informático se conecta a nuestra red, además de estar navegando gratis a nuestra costa, puede tener acceso a prácticamente cualquier dispositivo conectado a la red, desde los demás teléfonos como a los ordenadores, discos duros, servidores NAS, etc.

Además, estando conectado a la red puede capturar todos los paquetes que viajan por ella, paquetes en los que puede haber información personal y sensible, además de llevar a cabo ataques de Phishing para hacerse con nuestros datos bancarios e incluso hacer compras o visitar ciertas webs ilegales desde nuestra IP, como si las hemos visitado nosotros.

Como os hemos explicado, cambiar la contraseña de nuestro Wi-Fi es muy sencillo, y, además de poder configurar una que recordemos fácilmente, ganaremos un valor muy importante en seguridad, seguridad que cada vez es más importante en los tiempos que corren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *