Cada 4 segundos aparece un nuevo malware en Windows

De un tiempo a esta parte, las empresas de seguridad vienen confirmando que el malware para Android se está extendiendo peligrosamente. Tanto es así, que el número de virus para el sistema operativo de Google ha aumentado hasta un 40 por ciento en un año.

Sin embargo, Windows no se queda atrás. Sigue siendo el sistema operativo para ordenadores más usado, con más de un 88% de la cuota de mercado en todo el mundo.

Ahora un informe de la firma de seguridad GData confirma que las amenazas contra este plataforma están en plena ebullición. Tanto es así, que cada 4 segundos surge un nuevo malware para Windows.

malware para Windows

El malware para Windows se incrementa

Los expertos en ciberseguridad de G DATA Software han analizado el malware detectado en 2016 y lo han comparado con el registrado en 2015. Así, según esta compañía, el año pasado se registraron hasta 6,83 millones de códigos maliciosos nuevos. Hasta un 33% más que en el año anterior.

Durante el primer trimestre del año 2017 esta tendencia se ha mantenido, superando los 1,85 millones de amenazas nuevas. ¿Qué significa esto? Pues que cada 4,2 segundos se crea un nuevo malware contra Windows. Hasta un 72% más que en el primer trimestre de 2016.

Esto debería advertir a los usuarios de los peligros a los que pueden quedar expuestos. Así como de la necesidad de estar protegidos, no abrir archivos potencialmente dañinos y contar con soluciones de seguridad instaladas en sus dispositivos.

Amenazas peligrosas en auge

Existen, como sabes, muchos tipos de malware. Y el equipo de G DATA Security Labs lo tiene plenamente identificado. Así, una de las amenazas más importantes que actualmente puede afectar a los usuarios es el ransomware.

El ransomware es una tipología de amenaza de carácter minoritario. Sobre todo si la comparamos con otro tipo de amenazas que se engloban dentro del término malware. Sin embargo, el nivel de malignidad altísimo.

Del inglés ransom (rescate) y ware (software), el ransomware se materializa en programas informáticos que restringen el acceso a determinadas partes o archivos del sistema operativo.

Para devolver el acceso al usuario de estos archivos, lo que hacen los cibercriminales es hacerles chantaje. Así, hasta que el usuario no paga el rescate, no puede recuperar aquellos archivos que han quedado secuestrados.

La cuestión puede resultar más dramática y peligrosa si los archivos o dispositivos que han quedado bloqueados por una amenaza de ransomware contienen información privada o confidencial. En ese caso, el hacker está en disposición de solicitar un rescate superior. E incluso de hipotecar para siempre a su víctima.

ransomware crece

El ransomware crece en 2017

El ransomware se ha incrementado poderosamente durante el primer trimestre del año. De hecho, según el informe de G DATA, el ransomware en los tres primeros meses de 2017 ha tenido el mismo volumen que en toda la segunda mitad de 2016.

El problema está en la virulencia de los ataques, porque puede causar serios daños a la integridad tanto de empresas como de particulares.

El adware, sin embargo, se trata de una amenaza más cuantiosa. Del total de malware ocupa una importante porción del 14%. Pero no es ni de lejos, tan peligrosa como el ransomware.

Los programas que contienen adware y que el usuario puede descargar accidentalmente – o habiendo dado permiso sin darse cuenta – suelen incluir anuncios en infinidad de formatos. A veces incluso son capaces de recopilar información sobre los hábitos de navegación de los usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *