Brad Pitt camino al Oscar con Moneyball

Seis meses antes de la próxima entrega de los Oscar, un evento de cine comienza a despertar los rumores sobre esa carrera. El Festival de Toronto recibió a “Moneyball”, con Brad Pitt, y desde ahí se levantan serias apuestas.

Según los medios de prensa que cubrieron la presentación de Moneyball, dirigida por Bennett Miller (cuya película previa fue Capote, en 2005) y coescrita por Aaron Sorkin (ganador del Oscar por el libreto de La red social), podría ser candidata firme al Oscar. Como es natural, la presencia de Pitt junto a Angelina Jolie en el festival para acompañar la presentación causó conmoción entre los medios y los fanáticos.

Pitt interpreta en la película a Billy Beane, director del equipo de baseball Oakland A, de California. La historia de base realmente ocurrió y trata sobre cómo ese equipo, considerado menor, pasó a la historia del deporte en Estados Unidos por cambiar el esquema de compra y venta de jugadores, que hasta su experiencia se hacía solamente en base a poder económico. La periodista española Rocío Ayuso describió la película de la siguiente manera: “Un tema arduo que se gana a la audiencia con una sobria interpretación de Pitt, que recuerda a un Robert Redford en su mejor época, y un soberbio guión de Aaron Sorkin y Steven Zaillian en la mejor tradición de La red social”. Aunque decir “tradición de La red social” pueda sonar exagerado, por ser un film que tiene menos de un año, la referencia no parece mala, pero también da la pauta de que puede ser un film extensamente conversado.

De todos modos, lo cierto es que los reportes de prensa que aparecieron tienden a destacar esta película. Aunque indudablemente en esto pesa bastante el factor de la excitación causada por un estreno con alfombra roja y estrellas en vivo.

Pitt, quien en los últimos cinco años ha desarrollado una variada carrera como productor, respaldando proyectos que le interesan, descubrió la historia de este equipo en el 2003. Originalmente el proyecto estaba en manos del director Steven Soderbergh, con quien el actor hizo las tres de La gran estafa. La idea de Soderbergh, un tipo inquieto en lo formal, era cruzar dramatizaciones con entrevistas e imágenes de archivo. Sin embargo el proyecto creció más de la cuenta y Soderbergh y los estudios Sony abandonaron el proyecto. Pero Pitt se mantuvo asociado al tema, aunque solo como actor.

El evento continuará hasta el domingo que viene y cerrará con el estreno norteamericano de W. E. el drama dirigido por Madonna que se exhibió hace un par de semanas en el Festival de Cine de Venecia. En estos diez días, quienes sigan año a año la carrera al Oscar pueden estar alerta de las alternativas del evento de Toronto, donde han tenido su estreno la mayor parte de las películas que ganaron el Oscar a Mejor Film. Por eso no es raro que entre cronistas, críticos y aficionados ya se levanten apuestas, que se pueden seguir por Internet, sobre cuál de los estrenos se podría llevar el premio Oscar.

Otro de los hechos que se destacan en el festival canadiense, es que Toronto suele ser copado por George Clooney (de hecho hay quienes dicen que es “El show de George Clooney”). Este año el actor ha pasado por allí, pero aunque lleva dos películas (Los idus de marzo, que dirigió y protagonizó, y The descendants, que protagonizó), no logró hacer sombra a Pitt. “Hago cosas que ayudan a mis películas, eso es todo. No hago campaña por mí. No voy besando bebés. No cruzo esa barrera en la que dejas de ayudar al filme para promocionarte a ti mismo”, dijo este fin de semana con respecto a por qué insiste una y otra vez con presentarse en Toronto.

Y aunque se pueda decir que el espectador uruguayo está algo alejado de este evento, lo que allí ocurre día a día, como la presentación de Moneyball, marcará lo que probablemente se vea en salas de aquí al verano. Al menos en lo que tiene que ver con los nombres más fuertes del cine, incluidas las estrellas de Hollywood.

“Bennett Miller fue necesario para armar esta historia poco común”

Durante la conferencia de prensa de presentación de Moneyball, Pitt dijo que realmente le preocupó el tema de su película. “Es parte de nuestro negocio. No es una nueva experiencia. Viene con el territorio”, afirmó algo elípticamente sobre la cuestión. Junto a él trabajan el prestigioso Phillip Seymour Hoffman y Jonah Hill, más conocido hasta ahora por su trabajo en comedias juveniles. El gran problema de la trama, que adapta el caso real ocurrido hace una década, era convertir una anécdota propia del mundo del deporte estadounidense por antonomasia en una historia universalmente aceptada. “Vi una historia de David contra Goliat” explicó con respecto a lo que su personaje hace, al oponerse con pocos elementos a un sistema de compra de jugadores impuesto en todo su país. “Se necesitó a Bennett Miller para armar esta historia tan poco convencional”, dijo Pitt, quien desarrolló una buena relación con el director (conocido, además, por ser un profesional que cuida los vínculos con sus actores, como en el caso de Seymour Hoffman, con quien hizo Capote). El hecho de que la película trate sobre un cambio de reglas en la contratación de jugadores no escapa a lo que Pitt ha intentado hacer en este tiempo, buscando trabajar con directores más prestigiosos y en historias más densas. Además el film salió unos 40 millones de dólares, mucho más barato de lo que acostumbra el actor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *