Batman podría volar, pero moriría en el aterrizaje

Batman podría volar, pero moriría en el aterrizaje. Batman vuelve a surcar los cielos de Gotham en la esperada ‘El Caballero Oscuro: la leyenda renace’, una nueva recreación de Christopher Nolan del superhéroe más cinematográfico.  Batman, como es bien sabido, no tiene más superpoderes que un gimnasio y una inmensa fortuna para gastar en I+D, desde el disfraz hasta el BatMóvil y toda la panoplia de sofisticadas BatTecnologías.

Un grupo de estudiantes de física de la Universidad de Leicester analizaron los fotogramas de la anterior película de la saga –‘El Caballero Oscuro’ (2008)– para concluir que, si bien el Caballero Oscuro podría llegar a planear desde las azoteas de Gotham, el impacto contra el suelo sería tan fuerte que el hombre-murciélago sufriría heridas incompatibles con la vida. Vamos, que la espicharía.

La envergadura de la capa de Batman es de 4,7 metros, aproximadamente la mitad de un parapente, y su superficie es de 2,2 metros cuadrados. Con esos mimbres, si Batman saltara desde un edificio de 150 metros podría planear una distancia de 350 metros pero tendría que bregar con la aceleración a medida que se acercara al suelo.

La velocidad máxima sería de 110 kilómetros/hora, que se iría moderando hasta los 80 km/h con la que llegaría al suelo, un impacto similar a ser atropellado por un coche a esa velocidad: muerte segura, incluso llevando un traje de goma reforzado.

“Si Batman quiere sobrevivir a la caída definitivamente necesita una capa más grande –concluye uno de los autores del estudio, David Marshall, de 22 años-. Alternativamente, y si quiere mantener su estilo, podría adoptar una propulsión activa, como un cohete, para salir ileso”.

La tercera alternativa es mucho menos glamourosa, más para un superhéroe: caer en blando, como hizo Gary Connery, el primer hombre en saltar sin paracaídas desde un helicóptero a 800 metros de altura, con un traje volador.

Connery alcanzó los 165 Km/h de velocidad en sus escasos 40 segundos de vuelo, con un traje especial (más estrecho, por cierto, que el de Batman pero de mayor superficie). Un lecho de cajas de cartón amortiguó su caída al llegar al suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *