Así afectan las ondas de Wi-Fi a nuestra salud y al cerebro

Algunas investigaciones han develado que los problemas están relacionados con que las personas estén expuestas a las ondas de Wifi. Sin embargo, la comunidad científica no se ha pronunciado de forma oficial

wifi-640404_1920

En la actualidad nos desenvolvemos en un ambiente rodeado de redes. El Wifi está cada vez más presente en la vida del ser humano lo cual nos brinda acceso a toda clase de información. Estas herramientas también son las encargadas de acortar las distancias, sin embargo el contacto con el Wifi también puede producir daños a la salud de las personas.

Uno de los primeros en colocar este tema sobre la mesa fueron diferentes médicos en Europa liderados por David Servan-Schreiber, un afamado neuropsiquiatra. En 2007 este grupo de personas manifestó que debía evaluarse el impacto de las ondas electromagnéticas en la salud de las personas. Posteriormente empleados de varias bibliotecas de París comenzaron a quejarse sobre dolores de cabeza y atribuyeron esta condición al Wifi de su lugar de trabajo. Por esto, el ayuntamiento de París desactivó el internet inalámbrico por un tiempo.

Diferentes planteamientos

En 2014, Martín Pall -profesor de Bioquímica y Ciencias Médicas básicas en la Universidad de Washington- explicó en un congreso en Noruega que el contacto con el Wifi puede estar relacionado con que el ser humano padezca de enfermedades como la fibromialgia, un trastorno que causa fatiga y cansancio, entre otros malestares. De acuerdo a este académico, la muerte súbita por problemas cardíacos y el debilitamiento del sistema inmunológico son otras consecuencias de estar expuesto a estas ondas.

Los peligros con la exposición de las personas a conexiones inalámbricas de internet radican en la interacción de las radio frecuencias con el cuerpo humano, lo cual puede generar problemas de salud. Para evaluar esto, se estableció el coeficiente de absorción específica, que se traduce en conocer como un campo electromagnético de frecuencia es absorbido por un tejido vivo. A partir de estudios de la comunidad científica, se definió que cualquier aparato radioeléctrico de comunicación debe ser inferior a 0.08 w/kg (vatios por kilogramo) para una persona.

Los efectos de las ondas del Wifi en la salud de las personas también llevaron a generar rumores de que podían producir cáncer. A partir de eso, empezaron a realizarse un conjunto de investigaciones y la revista Forbes publicó un trabajo especial.

El oncólogo Gary Larson, director médico del Centro de Terapia de Protones ProCure en Oklahoma, Estados Unidos, explicó que a la fecha no hay ninguna prueba de que algún paciente sufra de esta enfermedad por estar expuesto a las ondas del Wifi y, hasta que esto no suceda, no se puede hacer tal afirmación.

La comunidad científica no ha develado de forma oficial que efectivamente estar expuesto a las ondas del Wifi esté relacionado con ciertas enfermedades que puedan padecer los seres humanos. Sin embargo, la Comisión Europea plantea algunas recomendaciones en las que se establece que en una habitación no debe haber más de 400 microvatios por centímetro cuadrado. Esta es una de las recomendaciones del organismo para cuidar nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *