Aprende a quemar calorías en Navidad

¿Quién puede resistirse al asado de mamá o a los hipercalóricos pero deliciosos dulces navideños? Si la tentación puede contigo es cuestión de compensar los excesos con algo de ejercicio físico.

Desde luego no son fechas para hacer noche en el gimnasio o para salir a hacer footing mientras la lluvia te cala hasta los huesos pero, también en Navidad hay formas sencillas, prácticas e incluso muy divertidas y picantes para superar con éxito la prueba que supone para tu línea esas comidas y cenas irresistibles.

El secreto consiste en quemar esas calorías extra sin que te cueste un esfuerzo poco apetecible. No es época de sacrificios y hay mil maneras de ponerte en movimiento, haciendo algo que además resulte gratificante o por lo menos práctico. Por supuesto no tienes por qué renunciar a los hábitos saludables que llevas a cabo el resto del año. ¿Por qué renunciar a tu deporte favorito en Navidad? Una sesión de aeróbic, step, pilateso gim jazz te dejarán como nueva. Un paseo en bicicleta, una ruta de senderismo o una tarde de natación son el mejor remedio para reducir el impacto de una comida copiosa.

Quema calorías con tus hijos en Navidad

Además, la Navidad es una época perfecta para hacer algo diferente. Por ejemplo, anímate a practicar alguna actividad que siempre has querido llevar a cabo pero no te has atrevido. ¿Qué tal un poco de patinaje sobre hielo o sobre ruedas, convertirte en la reina de la pista por una noche, participar en alguna carrera popular, habituales en estas fechas, o dejar a tu pareja boquiabierta con un inesperado striptease? Todas son buenas alternativas al deporte más tradicional.

Si tienes niños, las opciones se multiplicany con ellos podrás hacer realidad numerosos juegos que implican poner a toda la familia en movimiento. Si los tuyos son adictos a las “máquinas” como la wii o la play podéis practicar tenis, bolos, golf, atletismo…  o convertiros en los mejores cantantes y bailarines frente al televisor al tiempo que pasáis un rato de lo más divertido. Si sois de los más tradicionales os quedan alternativas como probar a enseñarles juegos de toda la vida: un escondite en el parque, un pilla pilla, una sesión de sillas musicales o una guerra de bolas, si la nieve acompaña. ¡Divertido y agotador!

Quema calorías en Navidad sin darte cuenta

Si quieres mantenerte en forma, junto a las actividades lúdicas puedes también dedicar unos minutos
diarios a cuidarte. Cuesta muy poco poner en práctica una mini tabla de gimnasia de mantenimiento en la que no falten: una “carrera” (sin avanzar y que incluya levantar las rodillas y llevar los talones a los glúteos), unos giros de cintura y unos abdominales.

Además algunos gestos cotidianos pueden también contribuir a quemar calorías sin que te des cuenta, por ejemplo:

  • Es época de compras. Aprovecha para caminar todo lo que puedas. Olvídate del coche y disfruta de una tarde de shopping a pie.
  • Los ascensores no son para ti. Subir y bajar escaleras es un magnífico ejercicio, muy fácil de llevar a cabo.
  • Aprovecha las pequeñas tareas cotidianas para quemar calorías. Si te toca barrer, fregar o planchar, piensa en las calorías que estás quemando. ¿Qué tal hacerlo escuchando tu canción favorita y marcándote unos pasos de baile?

Sé activa. Colocar los adornos navideños, buscar ese juguete de moda, localizar el ingrediente “especial” que hará único tu menú navideño… es una cuestión de actitud. Toma la iniciativa y verás que ese “no parar” resulta agotador pero permite homenajes en forma de comidas o cenas sin que se traduzcan en kilos de más.

Via:Mujerelite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *