Aprende a controlar los celos

El amor tiene mucho de hermoso, pero se puede tornar oscuro fácilmente si entran en juego los celos. Ese sentimiento de posesión, ira y temor denominado celos, no es extraño a casi ningún ser humano, sin embargo, en algunos casos la situación se agrava al punto de que se convierte en una enfermedad, que si no se trata a tiempo, puede dañar irremediablemente la relación de pareja y causar una ruptura, así como múltiples problemas y acontecimientos bochornosos.

Cuando los celos llegan al punto de causar delirios, problemas psicóticos y se convierten en una obsesión entonces ya no se esta hablando de simples celos sino de un trastorno reconocido médicamente como celotipia.

La celotipia rara vez es identificada por quien la padece, pues este no llega a sentir que algo anda mal, si no que se convence, sin tener fundamento alguno, de ideas falsas.

¿De donde vienen los celos?
La falta de confianza en sí mismo es la primera razón que motiva los celos. Haber vivido previamente una traición o situaciones similares puede dificultar tener confianza en los demás. Crecer en un hogar donde los celos y la inseguridad hayan primado facilita el terreno para que se crezca con esta misma patología. Si previamente había algún tipo de trastorno psicológico o personalidades paranoides, narcisistas e histriónicas, se hace mas probable sufrir de celotipia.

¿Cómo saber no son simples celos?
Si los sentimientos de celos son tan intensos que su vida gira en torno al mismo.
Si se obsesiona con una idea falsa.
Invierte más tiempo en comprobar la supuesta infidelidad de su pareja que en cualquier otra cosa.
Perseguir a la pareja, espiarla, llamarla excesivamente.

Para tratar la celotipia es necesario acudir a un experto terapeuta que puede ofrecerle como alternativa sesiones exclusivas o grupales para superar el problema y lograr ser feliz en una vida de pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *