Apple no quería lanzar el iPad 3

Un interesante artículo de los colegas de CNet versa sobre el plan B que Apple tuvo que utilizar para la tercera generación de su tablet. Según ellos, el Nuevo iPad es el plan B de los “dos caminos” que Apple recorrió para desarrollar su nuevo tablet. ¿La causa? Una tecnología de pantalla que no llego a tiempo para estar en el mal llamado por todos iPad 3. 

Según reza el artículo, y estamos totalmente de acuerdo, eso de que el nuevo modelo de Apple sea más grueso y pesado que el anterior va totalmente en contra de la filosofía Jobs. Es una realidad que el nuevo iPad se ve como ninguno, sería de tontos no reconocer que es la mejor pantalla del momento, pero sus dimensiones y peso son una nota discordante en evolución lógica de todo producto de Apple. La misma fuente asegura que analistas consultados confirman que el nuevo iPad era el plan B de la compañía. Según los analistas Apple quería lanzar un tablet de dimensiones cuanto menos similares al iPad 2, nunca mayores, y sobre todo que no tuviera más peso, como sí ha ocurrido con el modelo actual.

Datos concretos

Una de las personas que han dado la cara en este tema ha sido Raymond Soneira, CEO de DisplayMate Technologies quien asegura saber más sobre el tema. Según Soneira Apple quería usar una nueva pantalla de origen Sharp denominada IGZO (Indium gallium zinc oxide) de la que ya se ha hablado en diferentes medios. Raymond asegura que esta tecnología permite la utilización de transistores y circuitos de menor tamaño, lo que redunda en un diseño más delgado y un menor peso del producto que lo instala. Todo parece indicar que aunque Apple quería la tecnología IGZO, Sharp no pudo garantizar entregar a tiempo la ingente cantidad de unidades que Apple necesitaba para el Nuevo iPad. Ante esta situación a Apple no le quedó más remedio que usar la ya conocida pantalla Retina.

Soneira matiza que la tecnología de pantalla del nuevo iPad no tiene en esencia buena potencia de luz, por lo que la firma se vio obligado no solo a meter más capacidad lumínica (más LED) y por ende una batería un 70% mayor. Richard Shim, analista de Display Search, está de acuerdo con esa opinión: “La idea era que la tecnología IGZO permitiría una pantalla más brillante y así utilizar menos LED y una batería más pequeña”.

La realidad es que el nuevo iPad se vende como un tiro, mucho más que el anterior y que ese aumento de peso y batería no parece haber hecho mucha mella en los compradores. Dicho esto parece obvio que el iPad 4 o como Dios quiera que se llame tendrá nueva pantalla, mejores dimensiones y menor peso. Todo, quién lo diría, gracias a la pantalla, un componente con un protagonismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *