Apple necesita cambiar para seguir líder en el mercado móvil

Apple necesita cambiar para seguir líder en el mercado móvil. La competencia está más dura que nunca en la industria móvil, y Apple no hace más que perder terreno. Necesita un revulsivo si quiere seguir en la guerra durante los próximos años. Y no quedan muchas oportunidades.

iPhone 5s

En 2007, Apple introdujo iOS y el iPhone bajo la icónica frase “Apple reinvents the phone” (Apple reinventa el teléfono). Y creo que nadie discute a día de hoy la certeza de aquella frase, pues toda la industria de la telefonía cambió desde aquel momento. De hecho, Android –que en aquellas fechas era un proyecto interno de Google–, dio un drástico giro tras la llegada del iPhone, reorientando todo el proyecto hacia algo más parecido a lo que Apple presentó, de forma que podrían plantarles cara en los próximos años.

Durante los años posteriores, Apple continuó liderando la nueva era de la telefonía. Se apreciaba innovación en cada iPhone y en cada versión de iOS, a un nivel que ninguno de sus competidores más cercanos llegaba. Parecían inalcanzables. El iPhone era el teléfono de gama alta por excelencia y nadie era capaz de discutirlo.

Pero esa sensación de ser inalcanzables se fue diluyendo lentamente con el avance de Android. Apple, que parecía que iba a ser el rey del sector, veía como le salía un competidor apoyado por todos los principales fabricantes del sector. No obstante, seguían liderando y la sensación era de relativa calma.

aniversario del iphone

El punto de inflexión fue 2011. Apple lanzó un iPhone 4s con iOS 5 cuya principales novedades fueron Siri y el centro de notificaciones. Android, por su parte, dio el que probablemente fuera el paso más importante de toda su historia: Android 4.0 Ice Cream Sandwich. Dicha versión traía grandes novedades como un rediseño completo de la interfaz, mejoras de rendimiento, mejor control de los consumos de energía y de datos, etc. Google redujo considerablemente las diferencias con Apple, pero, nuevamente, los de Cupertino seguían liderando.
iOS 7 no es suficiente para mantenerse entre los líderes del sector
A mediados de 2012, Google dio el paso definitivo que, en los meses posteriores, les permitiría adelantar a Apple en el mercado de los smartphones. Ese paso fue Android 4.1 Jelly Bean, una versión que solventó los problemas de fluidez y velocidad que tenía Android con Project Butter. Asimismo, llegó una nueva versión de Google Voice Search y el todopoderoso Google Now, un duo que en aquel momento tenía bastantes carencias pero que, con el paso de los meses (y gracias al intenso trabajo de Google), acabarían superando a Siri, que hasta entonces era el rey en el mundo de los asistentes virtuales.

Apple cedió el testigo del liderazgo a Android, y se vio obligada a reaccionar en 2013 para tratar de recuperarlo. Así llegó iOS 7, “el mayor rediseño de iOS desde su comienzo”. Y aunque hicieron un gran trabajo con esa versión (mucho mejor que, por ejemplo, el realizado con iOS 6), no es suficiente para superar a Android y retomar el liderazgo, pues Android es ya un monstruo difícil de parar –hasta los mayores fans de la marca comienzan a mirar con ojitos a Android–. Apple necesita mucho más si quiere volver a ser el líder, sobre todo si tenemos en cuenta que Microsoft (tercera plataforma del mercado actual), también comienza a acercarse al segundo puesto de iOS.

¿Qué necesita Apple para volver a liderar en la industria móvil?

iphone steve jobs

Apple ya no es líder absoluto. Hay áreas en las que sigue sin tener rival, como la oferta de aplicaciones de la App Store, la calidad de sus productos en términos de hardware (aunque productos como el HTC One M8 se acercan peligrosamente), el marketing, la distribución, el servicio post-venta y el ecosistema. Pero hay muchos otros puntos donde la compañía debe de mejorar y cambiar sus “ideales” si quiere mantenerse en los próximos años entre los líderes de esta industria:

  • Mejorar iOS: el sistema operativo de Apple es estable, sólido, seguro y robusto. También es atractivo visualmente (aunque eso es más una cuestión de gustos), y ofrece una muy buena experiencia de usuario. Pero necesita características, personalización y simplificación. Muchas tareas cotidianas (como compartir un enlace mediante Buffer, adjuntar archivos mediante correo electrónico…) se realizan más rápidamente en Android y en Windows Phone que en iOS. Asimismo, se echa en falta, por ejemplo, un panel de control de la autonomía del dispositivo y del consumo de datos de las aplicaciones. Es decir, tienen un sistema operativo atractivo, sólido y estable, pero necesitan incorporar nuevas características, abrirse un poco más a los desarrolladores y simplificar su uso en determinadas áreas.
  • Un iPhone con una pantalla más grande: numerosos estudios demuestran que los usuarios buscan cada vez más pantallas grandes. Apple nunca ha demostrado amor por esas pantallas grandes, pero, tal y como ocurrió con el iPad Mini y con el aumento de pantalla del iPhone 5, si el mercado empuja a hacerlo, los de Cupertino tendrán que adaptarse o morir. No obstante, hay muchos usuarios que siguen prefiriendo el tamaño del iPhone 5s (los cuales son una minoría), por lo que lo idóneo sería combinar ambos tamaños, y así abarcar ambos grupos de usuarios: más variedad, mayor número de usuarios, más beneficios.

iPhone-5S

  • Una característica rompedora: el iPhone 5s incorpora Touch ID y un procesador de 64 bits, dos características que no se habían visto antes en el mundo de la telefonía (o al menos no tan bien desarrolladas como lo ha hecho Apple). El iPhone 4s, por ejemplo, incorporó Siri, un asistente virtual con un nivel de inteligencia artificial jamás visto hasta entonces. Los de Cupertino deben de hacer algo similar con el próximo iPhone para captar la atención de los usuarios. No basta con hacer las cosas bien, hay que destacar para lograr el liderato del sector (sobre todo en un mercado tan saturado como el actual).
  • Apostar por las gamas inferiores: Apple siempre ha sido una compañía de productos de gama alta, pero, con el iPhone, deberían de hacer una excepción y apostar también por la gama media -incluso quizá por la baja también–. El grueso actual de los beneficios y de las cuotas de mercado se encuentra en la gama media y baja, y Apple se está perdiendo su parte de ese pastel. Eso no solo implica menos beneficios, sino también menos interés por parte de los desarrolladores, los cuales, obviamente, tendrán más interés en aquellas plataformas con mayor cuota de mercado y, por lo tanto, que proporcionen más beneficios. Por si eso fuera poco, en los próximos años, esas gamas tendrán aún más importancia con la llegada de los smartphones a los mercados emergentes (donde no se puede comercializar un smartphone de 600€), por lo que Apple debe de hacer su movimiento antes de que sea demasiado tarde. Eso sí, sin renunciar a la filosofía que caracteriza a todos los productos Apple, esa que está detrás de la firma “Designed by Apple in California”.

Por suerte, la WWDC 2014 está muy cerca y probablemente muchos de estos puntos se hagan realidad en dicho evento o en otro posterior (segunda mitad del año, presentación del próximo iPhone y de los próximos iPads). De no ser así, puede que no vuelva a pasar otro tren y que Apple quede “descolgada” en los próximos años. No es la última oportunidad, pero sí que es una de las últimas, así que no deben demorar mucho esa reacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *