Apple marco estándar de calidad con Touch ID en el iPhone 5s

Apple marco estándar de calidad con Touch ID en el iPhone 5s. Ya no es el único fabricante que incorpora un sensor biométrico para huellas dactilares como método de identificación del usuario para el desbloqueo de su terminal de referencia. Ahora, también HTC con el HTC One max y Samsung con el Samsung Galaxy S5 han “igualado” a los de la manzana mordida. Sin embargo, es necesario entrecomillar, porque aún nadie ha igualado la calidad y efectividad de Apple en este sentido.

Sensor de huellas Touch ID

En primer lugar, señalaremos que Samsung estaría a punto de solventar los problemas que a continuación exponemos con el Samsung Galaxy Note 4, su tabletófono de referencia que llegará como relevo generacional del Samsung Galaxy Note 3. Con este modelo, se dice de la surcoreana líder en tecnología de consumo que adoptará una tecnología similar a la de Apple con el iPhone 5s. Pero, ¿a qué nos referimos con “igualar” la calidad del iPhone 5s con su sensor biométrico Touch ID?

No es cómodo desbloquear el Galaxy S5 con nuestra huella

A diferencia de la tecnología que Apple ha empleado en el iPhone 5s con su sensor biométrico Touch ID, en el Samsung Galaxy S5 no podemos colocar nuestra huella dactilar desde cualquier orientación. Es decir, si tomamos la punta del dedo como referencia, en el Samsung Galaxy S5 tiene que estar, necesariamente, apuntando hacia la parte superior, hacia el logo de Samsung sobre la pantalla. En el caso del iPhone 5s de Apple, sin embargo, el dedo puede ser colocado con cualquier orientación, lo que permite llevar a cabo el desbloqueo del terminal utilizando una sola mano.

Aunque el Samsung Galaxy S5 incorpora una pantalla con una diagonal de 1,1 pulgadas más, y se nota, sí es posible utilizar el equipo con una sola mano si, en este sentido, tenemos una buena talla. No obstante, este tipo de tecnología aplicada a la seguridad biométrica impide que, al menos el desbloqueo, lo hagamos sujetando el terminal con una sola mano. No quiere decir que no sea posible, porque sí lo es, pero se vuelve un procedimiento que no sólo es incómodo, sino que además supone un riesgo exponiendo el dispositivo a una caída, porque no podemos así sujetarlo con la misma firmeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *