Aplicaciones ideales para mujeres celosas

Aplicaciones ideales para mujeres celosas. ¿Qué hace despierta a esta hora? ¿Con quién está hablando? ¿Quién es esa nueva “amiga” de Facebook que le pone “me gusta” a sus publicaciones? Éstas son algunas de la infinidad de preguntas que abren eternas discusiones de pareja desde el surgimiento de las nuevas tecnologías.

aplicaciones para mujeres celosas

Cuatro de cada diez argentinas espían a sus parejas, según un reciente estudio realizado por la agencia D’Alessio Irol. Ellas miran sus celulares mientras se duchan o si los olvidan. Los hombres, en cambio, son más cautos y sólo un 20% admitió hacerlo.

Facebook y WhatsApp ya no son suficientes para stalkear al otro, ver a qué hora (y desde dónde) se había conectado, ahora Tinder, la app de moda que forma parejas a partir de geolocalización, se convirtió en un insólito aliado para perseguir al ser amado. “Yo no uso Tinder para conocer gente, lo uso para ver dónde está un tipo que me gusta y que viaja mucho por su trabajo”, admite Sofía.

Por su parte, la empresa tailandesa Thai Spy ha creado una aplicación muy sofisticada de “espionaje de los celulares”, dirigida exclusivamente al público masculino, con su eslogan: “Controla y traduce lo que ella está diciendo, mensajeando y pensando, en su celular”.

La empresa estadounidense MSpy, también desarrolló una app, legalmente autorizada, para controlar toda actividad en redes, mails y mensajería desde el celular. Su clientela está formada por padres de adolescentes que quieren saber qué hacen sus hijos, empresarios que controlan a sus empleados, y por supuesto de celosos.

Según la psicóloga Paola Ferrioli Faraoni, que diariamente se enfrenta estos casos afirma:”Hace unos años, cuando una pareja terminaba una relación, no se veía más y listo. Hoy no es así, no se termina nunca, no hay un corte y eso provoca mucha ansiedad -plantea-. Se debe satisfacer la demanda del otro con inmediatez. Hay que responder porque el otro vio que estaba conectado o que el mensaje de Facebook ya fue leído. La información constante y actualizada del otro lleva a que una persona que padece celos normales se convierta en una persona con celos patológicos y obsesivos”.

Para esta clase de celosos, precisamente, se creó Stealthgenie (“genio furtivo”), donde con sólo 60 dólares y en menos de cinco minuto, el usuario puede espiar cualquier teléfono y saber qué escribe, con quién habla, mensajea o chatea esa persona que le quita el sueño.

Mobile Spy va más lejos todavía: monitorea lo mismo, pero suma la tecnología de live panel: un control remoto que, a través de la cámara del celular, permite ver lo que sucede en vivo, escuchar y hasta sacar una foto del momento que uno quiera. Y no nos olvidemos de Flexispy, que, además de todo eso, interceptalas llamadas en vivo. Ambos programas ofrecen estos artilugios detectivescos con un costo de 150 dólares al año.

Ahora bien, ¿qué implicancia tiene reforzar sospechas y persecuciones con estas herramientas digitales? ¿Puede ayudar en algún caso concreto? “La avidez del controlador no se satisface nunca, en eso consiste su enfermedad. Siempre quiere más, nada lo saciará. Confirmar lo que imaginaba no le devuelve la paz”, explica la Lic. Ferrioli Faraoni. La tecnología en sí misma no es el problema, claramente. “Es una herramienta que depende de su uso para ser considerada buena o mala. El problema radica en los seres humanos y su inseguridad a la hora de amar y ser amados”, completa la especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *