Android 5.0: Mucho más seguro, pero sin root

Android 5.0: Mucho más seguro, pero sin root. El sistema operativo móvil de Google, Android, tiene un especial atractivo para un determinado sector de los usuarios, y no es más que las posibilidades que brinda en temas de “scene”. Queda claro que esta es una publicación bastante “técnica”, ¿no? Adelante. Lo que nos ocupa en esta ocasión tiene que ver con la próxima versión de Android, presumiblemente la v5.0, y con las restricciones que sufrirá en materia de permisos de superusuario. No te lo pierdas, porque Android se volverá más seguro a costa de perder “libertad”.

cuerpo root android

Los “gurús” de la telefonía móvil, los geeks, personas “de calle” que, simplemente, adoran este tipo de tecnología, coincidirán en que uno de los mayores atractivos de Android es precisamente su código abierto. El código abierto de Android, señores, se manifiesta más visiblemente en la versión AOSP, una versión que no utilizamos en nuestros terminales, pero que se parece mucho a Android Stock, es decir, el Android que incorporan los dispositivos Nexus y, en cierto modo, el de los últimos terminales de Motorola. En una ocasión comentamos qué podría “aprender” iOS de Android, y uno de los puntos fundamentales se basa en las libertades que brinda este “código abierto”. Pero, avancemos.

Empecemos por el principio, ¿qué es “root”?

Hacer root a un terminal, o rootearlo -como suele decirse-, consiste en algo que podemos explicar de forma muy simple. Básicamente, rooteando un terminal seguimos un procedimiento que hace saber al “sistema”, al teléfono, que tenemos plena autoridad para modificar archivos “internos”. Así, nos exponemos a ciertos peligros, pero se supone que lo hacemos con conocimiento de causa. Tener estos “permisos de superusuario” nos permite tener una experiencia de uso más avanzada con nuestro teléfono inteligente o tableta, y nos permite modificar la forma en que el software del dispositivo controla el hardware del mismo, es decir, sus piezas físicas internas como el procesador, la GPU y más. Así, los usuarios que tienen “rooteado” su dispositivo, es decir, que gozan de permisos de superusuario, pueden utilizar aplicaciones que aceleran la CPU para alcanzar rendimientos máximos, o bien hacer lo contrario para ahorrar batería al máximo y aumentar la autonomía.

Las últimas versiones de Android AOSP nos acercan a un futuro sin root

Chainfire, el desarrollador de SuperSU, una de las aplicaciones encargadas de la gestión y administración de persmisos y aplicaciones que necesitan permisos de superusuario, lleva tiempo alertándonos de que, según las novedades que están introduciendo las últimas versiones de Android AOSP, la próxima gran actualización de Android -que se espera como Android 5.0-, podría estar muy, pero que muy limitada en temas de root. Básicamente, se están modificando las posibilidades de acceso y gestión de archivos del sistema y carpetas de archivos temporales del sistema, lo que dificulta la posibilidad de gestión de los permisos por parte de aplicaciones de terceros, es decir, ajenas a la propia Google que se encarga de desarrollar Android y su suite de aplicaciones para este mismo sistema operativo móvil.

Ya no valdría cualquier ROM para ser “root”

Así, según las indicaciones de Chainfire en base a los cambios que el desarrollador está observando en Android y que, evidentemente, se espera sean conservados e incluso potenciados en Android 5.0, parece que ya no podrá “rootearse” cualquier ROM, sino que necesitaremos algunas específicas. Este aspecto es algo más complicado, pero también se puede simplificar. Según los archivos que muestran las últimas versiones de Android AOSP, parece que las ROMs que partan directamente de esta, que son todas las que vienen de origen en cualquier teléfono inteligente o tableta Android, no podrán rootearse como hasta ahora.

Por lo tanto, parece que será necesario, para tener permisos de superusuario como lo entendemos y utilizamos ahora, que flasheemos -instalemos- en nuestro teléfono inteligente o tableta una versión de Android manipulada completamente por desarrolladores ajenos a Android. ¿Problemas? Claro, muchos. Y es que, en primer lugar, los usuarios menos avanzados pueden ver con la llegada de Android 5.0 cómo rootear su dispositivo se vuelve algo mucho más complejo. Además, esto podría también significar que tengamos que elegir entre el software de los fabricantes, sus capas de personalización, o un Android con root. En cualquier caso, aún tendrá que llegar más información que concrete esta posible situación de cara a Android 5.0, o como finalmente se llame la próxima versión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *