Alimentos que ayudan a tener la panza chata

Alimentos que ayudan a tener la panza chata. A medida que han avanzado los estudios sobre alimentación, se han descubierto propiedades de ciertos nutrientes que te pueden ayudar a dejar atrás la grasa acumulada y lograr un vientre estilizado.

size1_28548_panza

1. Canela

Tal como han confirmado varios estudios en los últimos años, la canela puede hacer que nuestras células sean más receptivas a la insulina, algo que puede ayudar a los diabéticos, pero también a las personas que quieran quemar su grasa sobrante, pues manteniendo niveles bajos de insulina almacenaremos una menor cantidad de esta.

La canela se puede añadir al café, las infusiones y la leche o, incluso, puede servir para espolvorear nuestras tostadas en el desayuno.

2. Té verde
Sabemos que el té verde puede ser un aliado para frenar el desarrollo del Alzheimer y prevenir el infarto cerebral, pero también puede ayudarnos a la hora de adelgazar. Las infusiones, en general, son una forma sencilla de elevar nuestro consumo de agua, que siempre es beneficiosa si se quiere adelgazar, pues reduce el apetito. Pero, además, los antioxidantes presentes en el té verde ayudan a mejorar la quema de grasas y calorías y tienen efectos antiinflamatorios, que pueden ayudar a reducir nuestra “guatita”.

Un estudio publicado en 2009 en The Journal of Nutrition, puso de manifiesto que el consumo de té verde puede ayuda a reducir la grasa abdominal, si se toma como suplemento de una dieta y un plan de ejercicio.

3. Ácido graso omega 3
Los beneficios del ácido graso omega 3 han sido enumerados en multitud de estudios científicos y cada vez se le atribuyen más propiedades. Su presencia es grande en el pescado azul (sardinas, boquerones, caballa, salmón, trucha…) y en algunos vegetales como las semillas de linaza o las nueces, aunque también se puede tomar a través de suplementos alimenticios.

El omega 3 ayuda a disminuir los triglicéridos y el colesterol, previene la aparición de enfermedades cardiovasculares e, incluso, tiene efectos a nivel cerebral, pues hace que los niveles de la hormona cortisol no se disparen. Pero, tal como asegura un estudio publicado en 2010 en la revista Nutrition, también puede ayudar a reducir las reservas abdominales de grasa.

4. Algas pardas
Las algas pardas o feófitos son un tipo de algas entre las que se encuentran casi 2.000 especies. Son uno de los tipos de algas más comunes, y también uno de los que más se usan en alimentación. Las investigaciones han revelado que podrían ser un poderoso aliado para eliminar las grasas debido a su alto contenido en fucoxantina, un carotinoide que le da el color pardusco a las algas.

Según un estudio japonés sobre ratones, publicado en 2007 en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, la fucoxantina atenúa la ganancia de peso y podría servir para combatir la obesidad. En Japón las algas pardas son muy comunes en alimentación. Puedes encontrarlas en tiendas que venden productos japoneses bajo el nombre que se le dan en aquel país: wakame y hijiki.

5. Agua
No es exactamente un nutriente, pero se incluye en esta lista, porque el agua también puede ayudar a reducir el volumen abdominal. Según un estudio publicado en 2003 en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, el consumo de agua tiene un importante efecto sobre el metabolismo del tejido adiposo, el encargado de generar las grasas: sólo beber medio litro hace que la tasa metabólica aumente en un 30 %, después de 10 minutos, y hasta media hora después.

6. Quercetina
La quercetina es un poderoso flavonoide presente en altas concentraciones tanto en frutas como en verduras. Varios estudios han demostrado que puede mejorar el sistema inmunológico y promover la salud cardiovascular, pero también ayudarnos a acabar con la grasa abdominal. La quercetina es, además, un potente antiinflamatorio natural.

Las frutas y verduras con mayores concentraciones de quercetina son las manzanas, las cebollas, las uvas, los tomates, el brócoli, las cerezas y las frambuesas. Se trata de un nutriente que es mejor consumir en los propios alimentos, sin recurrir a suplementos, pues está asociado a comidas de por sí saludables.

7. Vitamina C
El consumo de vitamina C ayuda a reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés, lo que ayuda a su vez a prevenir el aumento de almacenamiento de grasas en el abdomen. Los humanos somos unos de los pocos mamíferos que no tienen la capacidad de crear su propia vitamina C, pero, pese a esto, es requisito indispensable para ciertas reacciones metabólicas, por lo que debemos asegurar que se encuentre en nuestra dieta (su ausencia provoca escorbuto).

Los médicos recomiendan consumir al menos dos comidas ricas en vitamina C al día. La podemos encontrar de forma natural en casi todas las frutas y vegetales, pero su concentración es más elevada en los pimientos, los kiwis o el perejil. También se encuentra en las naranjas y limones, quizás las fuentes más populares, pero en menor concentración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *