5 diferencias entre Instagram y la realidad

No hace mucho publicábamos una especie de vídeo documental sobre las diferencias de tu vida virtual en Instagram y la real. Es decir, esas fotos que se publican cuando supuestamente estamos de fiesta pasándolo bien con una copa de vino, pero la realidad es bien distinta. Estamos solos en casa, en nuestro sofá, sin plan alguno.

instagram_real_life

Fotos a la comida que no comes

Tal vez en Instagram te guste usar etiquetas como #vegan o #glutenfree, pero la verdad es que te mueres por una hamburguesa del McDonalds. Seguro que conoces a alguien que es capaz de hacerle fotos hasta al libro de cocina con tal de intentar demostrar que su dieta es mejor que la de nadie. Pero una vez se ha publicado la foto, lo siguiente que hará será atacar duramente a un McAuto.

Gerard Piqué

Fotos recién levantado de pasarela

Si hablamos a título individual, soy lo más parecido a Robert Smith cuando se levanta de la cama. Mis pelos se disparan a modo de cardado natural, y el maquillaje que él se pone para estar más pálido sin duda lo consigo de forma natural si no he dormido bien.

Ahí es cuando vemos a algunos contactos que suben fotos en las que supuestamente acaban de levantarse con el maquillaje perfecto, con gomina y con una sonrisa de oreja a oreja. ¿A quién queréis engañar? Repasamos las cinco diferencias entre Instagram y la vida real.

La mentira del deportista

Llevas mil años sin hacer deporte, pero ¿por qué no hacer una foto a esas zapatillas de running que te estás probando en una tienda? No, no las vas a comprar, pero puedes aprovechar y meterle el hashtag #runner o alguno en plan #vidasana. Total, es tu yo virtual el que se va a cansar y va a sudar.

Si quieres llegar al extremo, solo tienes que coger una botella de agua. Ya sabes, una primera foto sin sudor, y después te echas la botella por encima y la subes una hora después. Entrenamiento completado y solo te ha costado una botella de agua… bueno, y también una mojadura. Todo sea por parecer deportistas en nuestra interesantísima vida virtual.

Fiesta solitaria

¡Por fin es viernes!

Es viernes, pero tal vez no tengas plan. Bueno, sí, tu plan es sentarte en el sofá con una botella de vino y pedir a domicilio. Mientras, tocará recorrer todos los insulsos canales de la televisión un viernes noche. Pero no pasa nada, siempre podemos sacarnos un buen selfie y poner un clásico como los “por fin es viernes, toca #partyhard”. Vamos, una fiesta loca.

Y finalmente… adoro mi vida

Si sumamos los puntos anteriores, llegaremos a este. Seguramente publicarás lo feliz que estás soltero o soltera, lo fantástica e interesante que es tu vida y todo eso. Pero si esto fuera así, seguramente te pasarías más tiempo disfrutándola que creándotela en Instagram o haciéndote fotos con más gente y no solo contigo mismo.

Estos puntos son varios de los que podemos ver en este vídeo que se ha publicado en una fanpage de Facebook, que deja a las claras la cruda realidad entre lo que nos pasa a diario y lo que a veces intentamos mostrar en nuestra vida 2.0. ¿Cuántos has hecho?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *