3 claves para mejorar tu conexión WiFi

La vida de la mayoría de nosotros gira en torno a Internet, trabajamos con la red, nos entretenemos con la red, nos comunicamos con la red… en definitiva, aunque no vivimos por y para ello, o al menos no debería ser así, la red es una parte muy importante de nuestro contexto diario y por ello buscamos continuamente que la conexión sea de la mejor calidad y cantidad posible. Aunque la mayoría de las operadoras ya ofrecen increíbles conexiones a través de fibra óptica con velocidades sorprendentes, no cabe duda de que a todos nos ha pasado alguna vez eso de ir a la cocina o a otra habitación que está algo alejada del salón y que al llegar allí la conexión se resienta un poco, o directamente en algunas ocasiones que ni siquiera sea posible acceder a internet en estas estancias de la casa.

wifi-k5EC-U202409918508dgE-575x323@Ideal

Esto puede deberse desde a una saturación por una gran cantidad de redes en la zona hasta a que la has instalado demasiado lejos del resto de habitaciones. No obstante, como es un problema que le ocurre al común de los mortales, no te preocupes, ya que te vamos a dar tres claves para mejorar la conexión WiFi de tu hogar, así que toma nota detallada de todo.

1. Repetidor WiFi

 Ya sea porque el router está viejo o porque la señal no llega a toda la casa, una buena opción puede ser adquirir un repetidor WiFi, ya que se encargan de detectar la señal inalámbrica, regenerarla y amplificarla para que salga como si fuera totalmente nueva. Es muy útil para hacer que la señal llegue a cada estancia de tu casa incluso si se compone de varias plantas o las paredes que separan unas habitaciones de otras son muy gruesas. Te recomendamos que busques uno con salida inalámbrica ya que así podrás beneficiarte de diferentes funciones como modo repetidor o actuando simplemente como punto de acceso para crear una nueva red WiFi, además de que podrás colocarlo donde quieras sin necesidad de que deba haber una toma de corriente. Si quieres adquirir uno a buen precio no dudes en beneficiarte de las ofertas en repetidores WiFi de El Mejor Precio Ideal.

2. Cambiar el router de lugar

Esta opción es importante, especialmente si las zonas donde más lo sueles utilizar están muy alejadas del lugar de instalación inicial. Te recomendamos que dibujes un plano de tu casa y que con el portátil compruebes habitación por habitación en qué lugares va mejor o peor la conexión. Lo ideal es que se encuentre en un lugar intermedio, por ejemplo en el caso de que sea un piso en el pasillo o si es una casa con más de una planta en el hueco de una escalera, ya que la clave reside en que el router no tenga ningún objeto delante que obstruya o minimice la cobertura de la señal. Las ondas son omnidireccionales pero si por ejemplo tenemos el router en el salón y la habitación en la que lo queremos utilizar está muy alejada será difícil que la señal llegue de forma eficiente. Por otro lado, nunca lo introduzcas en un armario ni tampoco lo dejes en el suelo.

3. Nuevo router

Una última opción totalmente radical puede ser modificar la banda, y por ende comprar un nuevo router. Te recomendamos que busques un router con una banda de aproximadamente 5 GHz, ya que evitarás el problema que mencionábamos antes de saturación de la red, puesto que es una banda poco utilizada. Eso sí, ten cuidado con el router que elijas ya que algunos son tan modernos que harán imposible que la señal llegue a los dispositivos más antiguos que puedas tener en casa como por ejemplo una televisión, un Smartphone de hace algunos años, portátiles antiguos, etc. Por ello, siempre antes de adquirir uno consulta con un especialista informático las condiciones que debería cumplir el router en función de la ubicación geográfica de tu domicilio, la orientación de las distintas estancias que componen el mismo, así como los dispositivos que sueles utilizar con mayor asiduidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *